Menú principal

El barrio de El Ejido tiene un motivo más para estar orgulloso, su tesoro más valioso, la ejemplaridad de su gente mayor

Nuestra familia de más edad, aquellos y aquellas que ya han traspasado la barrera del medio siglo, algun@s con creces, y que han sido el pilar indiscutible de uno de los emblemáticos barrios teldenses

El barrio de El Ejido puede estar, hoy más que nunca, orgulloso

Orgulloso de seguir contando con una saga de personas, y digo saga consciente de que, en éste, también mi barrio, las familias, desde antaño, nos considerábamos como una única familia que avanzábamos de generación en generación. Las cosas cambian, pero estoy convencida de que, el espíritu de familia, unión y solidaridad se ha perpetuado, y albergo también la esperanza de que, continúa vivo entre los que siguen habitando en el barrio, como entre los que, en algún momento tuvimos que despedirnos de él con la tristeza en nuestros corazones.

A mis manos ha llegado hoy, un hermoso vídeo realizado con motivo de la crisis sanitaria actual, propiciado por el letal y contagioso coronavirus y, por el que, atendiendo al estado de alarma y, en consecuencia, al confinamiento en los hogares, muchos colectivos se han solidarizado en apoyo a la causa, #Quédate en casa.

Muchos son los que han hecho algo parecido y, todos con su reconocido valor, pero a mi me complace hacer honor a la ejemplaridad de mi gente, de mi barrio, de aquel que me vio nacer y crecer y al que, como much@s debemos una porción de agradecimiento por ser el seno de la convivencia que siempre nos brindaron, desde un entorno de respeto, de educación, de solidaridad y agradecimiento. De un entorno en el que, caminar por cualquiera de sus calles era como andar por tu propia casa, siempre había una puerta abierta, una madre en la ventana que te daba su bendición, un padre que te tomaba de la mano para cruzar la calle. Todas aquellas personas que antes me atreví a decir, el pilar de nuestro barrio, son y somos todos los que “mamemos” de ese pueblo de gente ejemplar, generosa y honrada.

Con gran dolor no puedo ni quiero, dejar de nombrar a todos y todas esas madres y padres que pusieron los cimientos, echaron raíces y construyeron el hogar de El Ejido para las generaciones venideras. Ellos/ellas ya no están, pero dejaron sus huellas y sus mejores enseñanzas. Sin embargo, una saga luchadora siempre va aguantando y es por ello que, en el vídeo que a continuación disfrutarán, podrán ver y reconocer a algunos de nuestros mayores que todavía están entre nosotros.

Ellos y ellas son y han sido fuerte y, en esta crisis, también están plantando cara al coronavirus. Yo recuerdo de mi santa madre, escucharle hablar, de la miseria, del pasar hambre, de la guerra, de las familias con muchos hij@s que no solo, no tenían para darles de comer o vestir, sino que, hasta para curarles las enfermedades era toda una odisea, caminando hasta la capital para visitar a un médico que a lo mejor ni le recibía. Con esto quiero reconocer en nuestra gente mayor, que saben lo que es sufrir, necesitar y no tener y, así y todo, fueron fuertes, no decayeron, lucharon y sobrevivieron.

Hoy parte de esa generación se han puesto frente a la cámara con una pancarta para decir; “Yo me quedó en casa” Es momento de escuchar a quienes han pasado por verdaderas calamidades y han vencido, pero respetando las normas y recomendando que también las respeten. También me atrevo, sin ánimo de señalar o criticar a nadie, (cada cual es dueño de su vida), que este vídeo es una instructiva lección para much@s jóvenes que siguen sin controlar sus conductas haciendo caso omiso a las recomendaciones.

No se es más valiente por ser joven y arriesgado, se es más valiente, pero sobre todo más inteligente, escuchando y aprendiendo de quienes tienen un largo recorrido hecho y todavía viven para contarlo.

Mis queridos vecinos y vecinas, no solo me alegro de verlos siempre en pie ante la adversidad, sino que, desde la humildad que nos han inculcado, les damos las gracias por asomarse a una ventana virtual para seguir dándonos una lección de entereza, compromiso y de lucha.

MIL GRACIAS, QUE DIOS LES BENDIGA

Por Lucía Santana Pérez

El Ejido-Nuestros mayores nos piden que nos quedemos en casa
(editada Co)


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: