Menú principal

Ángel Rivero: “Con el coronavirus han caído las caretas…”

Opinión. ‘Por suerte, vemos cómo la mayoría ciudadana opta por la sensatez. Por superar esta crisis pandémica y reanudar sus vidas en cuanto les sea posible’

La crisis del coronavirus está sirviendo para dejar al descubierto las graves carencias que aún sufre nuestra sociedad, además de para ver a más de uno quitarse la careta y mostrarse tal cual es, con todas sus ruindades que antes podían pasar hasta cierto punto desapercibidas. Ya no…

Estamos comprobando de primera mano el alcance y gravedad de los recortes aplicados por el Gobierno de M. Rajoy durante los siete años que sufrimos al Partido Popular al frente del Gobierno del Estado. Años de recortes en Sanidad (entre otros departamentos) de los que ahora vemos su resultado…

Hay que recordar que una de las primeras decisiones de Mariano Rajoy al llegar a La Moncloa fue anunciar un recorte de 10.000 millones de euros en Sanidad y Educación y aplicar con el Real Decreto Ley (16/2012) la supresión de la universalidad de la prestación sanitaria, reducir el gasto (o inversión, según se mire) farmacéutico o iniciar el copago, entre otras medidas. Se calcula que la Sanidad Pública ha perdido entre 15.000 y 21.000 millones de euros en los Presupuestos desde el año 2009, siendo el Presupuesto sanitario más bajo el de 2016…

Se redujo el número de camas hospitalarias en donde pudieron. En Madrid, ahora epicentro del coronavirus, se crearon siete hospitales (7) todos privados y, aun así, se redujo el número de camas disponibles a razón de una cama de cada cinco según la memoria publicada en 2018 por el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS). ¿De dónde se recortaron si aumentó el número de hospitales privados? Pues de la Sanidad Pública, a tal punto que aun sumando las camas privadas la reducción total fue tan drástica. Sin embargo, Pablo Casado, en otro ejercicio suyo de tomar a los ciudadanos por imbéciles va y niega tales recortes…Hablando de ruindades…

Hablando de Pablo Casado, tanto él como la mayoría de su partido (con honrosas excepciones) se están dedicando durante esta situación de pandemia, no a actuar como una oposición seria y responsable, alineándose en apoyo de la ciudadanía, sino que se han dedicado a buscar la forma de sacar rédito político de la situación, demostrando (y van…) que el bienestar de los ciudadanos les importa un pimiento. Su único interés es buscar la forma de desgastar al Gobierno. Un Gobierno que, aunque se puedan encontrar fallos en la gestión de la pandemia (algo hasta lógico ante una situación inédita) no solo sigue buscando, con sus errores y aciertos, el atender a toda la ciudadanía, haciendo hincapié en los sectores más desfavorecidos, sino que intenta buscar apoyos de todos en un momento en que no cabe el partidismo

Tampoco hay que olvidar que una de las más graves equivocaciones que está cometiendo ahora mismo el Ejecutivo de Pedro Sánchez es el de no desbloquear correctamente el uso del superávit que la Ley de Estabilidad y Sostenibilidad prohíbe utilizar. Una Ley creada por el Partido Popular en el año 2012 cuya derogación o flexibilización, al menos, es más que necesaria. Sobre todo, cuando se trata de unos dineros que bien podrían utilizarse en esta crisis para aminorar los efectos que la quiebra de la economía está causando ya en la mayoría de la población…

Pero el problema no está solo en que los recortes estén pasando factura (factor más que importante), ni en el uso partidista de la situación por parte de políticos que no nos merecemos, sino en la profunda ignorancia de un sector de la población que no solo traga con las tonterías que sueltan esos políticos de actitud miserable, sino que se dedican a poner piedras en el camino, bien sea creando y difundiendo bulos dañinos, o saltándose el confinamiento, con lo que ponen en peligro a ciudadanos que no tienen culpa de su estupidez…

No paran estos días de saltar noticias que denigran nuestra condición humana, personas que abuchean a quien ven caminando sin pensar que sus circunstancias pueden ser diferentes. Se han metido con padres que acompañaban a hijos autistas que necesitan salir y tienen permiso médico. Se ha visto indeseables intentando causar miedo en supermercados y carreteras…

Frente a estos elementos, por suerte, vemos cómo la mayoría ciudadana opta por la sensatez. Por superar esta crisis pandémica y reanudar sus vidas en cuanto les sea posible. Ahora han visto la realidad de cada uno, y de sus acciones. De las malas gestiones del pasado y de la hipocresía que algunos siguen manteniendo. De la mala fe de muchos desalmados, unos dentro de la política, otros aplaudiéndoles, otros simplemente demostrando no tener la menor decencia. Ahora han caído las caretas. Recordémoslo…



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: