Menú principal

El Comentario ¡Yo quiero que vivas!

“Seamos ciudadanos de primera, con suficiente altura de mira, pongamos el grito en el cielo cuando alguien se intenta reír de nosotros, mostrando ellos, su propia incapacidad mental para afrontar compromisos de vida”

No perdamos el tiempo en minucias, tengamos todos altura de miras, la misma que le pedimos a nuestros políticos en algunas situaciones, exijámonos también los ciudadanos nuestra parte de responsabilidad cívica.

Altura de miras, elevación moral de intenciones o propósitos, así lo significa la RAE. Vamos a intentar que nuestros efectivos, aquellos que se ocupan en estos días de estar en el cuerpo a cuerpo de la prevención tengan sus espacios expeditos para que puedan llevar a cabo su tarea.

Hablamos de nuestros cuerpos de seguridad, de los trabajadores de limpieza viaria y de aquellos otros de la recogida de residuos, ellos tienen que volver a sus casas, ellos también tienen su confinamiento una vez que terminan su tarea.

Cuando reclamo liderazgo político, no estoy pidiendo que aparezca un Superman o una Superwoman, lo que estoy buscando es un poco más de implicación y que pongan a la vista, con las distancias de seguridad permitidas ese plus de acción, que el pueblo lo sienta, si no los podemos ver. Ese plus no es otro que, tengamos la tranquilidad de que nuestros vecinos más vulnerables estén atendidos sin escatimar esfuerzo por parte de los efectivos que sean necesarios, siempre con todas las garantías de la seguridad personal.

Hemos aplaudido a los sanitarios que están en esa lucha de tú a tú con el virus, pero no podemos olvidarnos de que, detrás de ellos existe un ejército que les mantiene sus espaldas muy bien resguardadas en los hospitales, principalmente, nos referimos a los celadores, empleados de cocina, seguridad, lavandería, personal de mantenimiento y a muchos más que están en ese ensamblaje que hace posible esa gran cadena humana que no paran de estar entregados a la causa.

Es por ello por lo que, esa colaboración ciudadana desde cualquier lugar debe de ser consecuente consigo mismo para poder responder a ese esfuerzo que están haciendo otros muchos por todos. No podemos seguir sentándonos en el banco delante de mi casa porque al fin y al cabo no molesto a nadie, no se puede seguir saliendo a la calle porque uno no se llega acostumbrar a pasar tantas horas sin salir, no, no podemos actuar así, tenemos que cumplir todos a rajatabla o esto que se llama coronavirus acabará con todos nosotros.

El esfuerzo que están haciendo nuestros héroes sanitarios y otros, no puede verse despreciado por la insolidaridad de unos pocos. No nos convirtamos en nuestros propios enemigos, pero no hagamos pensar con nuestra nefasta conducta que, a los efectivos de seguridad existentes le podemos burlar.

Seamos ciudadanos de primera, con suficiente altura de mira, pongamos el grito en el cielo cuando alguien se intenta reír de nosotros, mostrando ellos, su propia incapacidad mental para afrontar compromisos de vida, hagamos lo que podamos para que corrija su actitud, si no lo hiciera, que no nos tiemble el pulso para denunciarlo a nuestras autoridades más cercanas, está en juego nuestra existencia, incluyendo la del descerebrado o descerebrada de turno.

Animar a todos, a los currantes de ambulancias, transporte, catering, electromedicina, fabricantes y suministradores de medicamentos y material sanitario, instaladores de gases medicinales y transporte de sangre, entre otros muchos que cumplen con su trabajo a que podamos superar esta tragedia, gracias y que sepan que, no solo se les aplaude, sino que se les lleva en nuestros corazones.

Que la generosidad y la humildad esté y reine entre nosotros, y, aun así, sepamos que el enemigo que tenemos que combatir, no entiende de valores.

Audio_El Comentario Miércoles 18 03 2020



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: