Menú principal

El Comentario ¡Fiestas, Juventud y Vivir!

La situación se nos presenta un poco rara, creo que se hace necesario que desde el Gobierno de Canarias se dejen las cositas claritas

Tenemos que reconocernos que cuando se trata de salvar lo nuestro, lo más cercano, aquello que nos puede doler, sobre todo, en nuestros bolsillos o de aquellos que nos interesa salvar, somos capaces de no ver nada que pueda ser perjudicial, nuestra parcialidad nos puede.

Ayer oíamos al presidente del Gobierno nacional, dejaba claro que la cosa estaba jodida y que podía joderse un poco más, que había que estar preparados. Después de hablar y responder a la prensa se supo que, desde el Gobierno valenciano se anunciaba la suspensión de Las Fallas. Y esto no quedará así, vendrán algunos pasos importantes de la Semana Santa y todo tipo de congregaciones que puedan ser un peligro para la promulgación del virus.

En Canarias, aunque nos fastidie reconocerlo, se van a dar unos acontecimientos muy puntuales que no debieran de permitirse por el bien de todos. Las Fallas se dice que se puede perder de entre 700 a 900 millones de euros el no celebrarse esas fiestas, pero seguro que se ganará en salud.

Los Carnavales que restan en Gran Canaria se juegan en Telde y en San Bartolomé de Tirajana, y a esta hora podemos estar hablando de que los actos más multitudinarios estén suspendidos, si así fuera, seguro que son medidas que se toman por el bien del interés general, no podemos considerar ni dudar que nuestras autoridades han hecho lo mejor.

Ignoro si algunos actos, de menor participación pueda salvarse y realizarse o coger el toro por los cuernos como se suele decir coloquialmente y suspender los carnavales o aplazarlos a otras fechas del año si recuperamos la normalidad en tres o seis meses.

En Telde se está llevando desde hace algún tiempo, como si conocieran lo que se venía encima, unos encuentros de carnavales tradicionales, de los de antes, en algunos locales de Asociaciones de Vecinos, donde se llegan a reunir 50 o 70 personas sumando a los tocadores, concejal y asesor incluido, estos eventos serán lo viables y de los que se pueden disfrutar sin miedo alguno, siempre y cuando se cumpla principalmente con el rigor y las normas de higiene que nos recomienda Sanidad y hasta la fecha les ha ido bien.

Lo que no podemos aceptar es que, unos políticos por querer justificar unos compromisos económicos nos metan a todos en la mierda, creo que esa Comisión del Gobierno de Canarias que se ha puesto en marcha para valorar y dar respuesta a los eventos donde se congregue una importante cantidad de personas y que, puedan correr el más mínimo riesgo, sean suspendidos sí o sí. Lamentaremos, sobre todo lo harán los más jóvenes y alocados que, por cierto, aquí podemos decir aquello de que, a veces el gallo no se acuerda cuando fue pollo.

Queremos una juventud fuerte y preparada, no dudamos que el presente y el futuro inmediato están en sus manos, pero debemos de procurar que lo asuman como mínimo, con garantía de futuro y salud, para ello le corresponde, a los actuales gobernantes, poner todos los medios para que así sea, aunque a éstos le cueste entender que ahora que no toca fiestas, que toca cuidarnos y dejar que corra el aire.

Somos todos responsables, nuestra población más vulnerable no puede estar en peligro por una tarde y noche de juerga y jolgorio, creo que nuestros seres queridos, esos que lo han dado todo por nosotros, a cambio de nada en la mayoría de las veces, no se merecen que, no solo le traigas el disfraz roto, sino que, además, les metan en la casa un virus de muerte.



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: