Menú principal

El Comentario ¿Un… corona? ¡no, no fumo!

El Coronavirus nos quiere volver a unir de nuevo, quiere darnos otra oportunidad a que sepamos bien que es lo nuestro

Sonará más o menos a ligereza en cuanto a buscar comparativas y situaciones que nos haga ver la realidad

De todos es sabido que nuestro motor económico es el sector servicio generado por la industria del turismo funcionando. Turismo y sector servicio van unidos sin duda, una cosa va muy ligada a la otra.

Esta crisis que se avecina nos puede hacer mucho daño, son muchos los puestos de trabajo consolidados que pueden tambalearse y caerse antes de que se retome de nuevo la normalización del sector. Ya estamos oyendo esas voces que saben que pueden contar con los del lugar para poder salvar los muebles, al menos así se ha dado de aquí atrás.

La experiencia vivida y sentida últimamente por la población sobre el sector turístico, de verdad de la buena tampoco ha sido para tirar voladores. Cuando vivimos la crisis anterior fue el sector quien no dudó, no todos, pero si una parte importante del negocio, en hacer el recorte de personal y mantenerlo hasta las últimas consecuencias, no valorando la posibilidad de recuperar de nuevo esos puestos de trabajo, aunque llegara la recuperación económica al establecimiento.

Según se ha podido saber, aunque el mercado ha tenido su correspondiente repunte con récor de visitas al archipiélago incluido, el movimiento laboral en el sector no ha sido todo el que se esperaba y deseaba. Ahora vuelve a tocar en las puertas del sector turístico otra desgracia, que sin duda algo nos tocará, pero desde luego a sabiendas que los que ganan son otros, y además son los que ganan siempre.

La población en este tema actuará en consecuencia, que no serán otras que las de aprovechar las circunstancias, ellos, los del sector nos lo ha puesto complicado a los del lugar cuando corrían por esos ‘sures’ los billetes y la bonanza alojativa, teniéndolo muy complicado aquellos que, siendo de la tierra, querían disfrutar de estancias por sus elevados costes.

Ahora nos quieren tener de nuevo entre sus elegidos, pues saben que los de afuera, por ahora, no pueden echarle ese capote para salvar los muebles de una temporada que anuncia nubarrones en pleno verano. Seguro que todo transcurrirá con normalidad, ellos no lo perderán todo y el pueblo sencillo, que haya podido ajuntar algunos cientos de euros pueda vivir una semana con los suyos en cualquier complejo u hotel del sur.

No se nos esconde que esa clase media de antes, ni por asomo existe hoy, la actual clase media que está de nuevo surgiendo, llega muy debilitada, no es aquella que sumaban mayorías, esta actual está aquí, ha llegado, pero no es la que era ni está en el apogeo que se requiere para considerarse.

Los ricos son ahora más ricos y los pobres no terminan de salir de situaciones que los haga llegar con mayor soltura a una manutención digna cumpliendo con los mínimos establecidos, transporte, alquiler y alguna salida extra una vez al mes. Las ONG que se dedican a ayudar a aquellos colectivos que peor lo pasan también viven situaciones nada fáciles y las instituciones públicas no se les ve a todas luces resolviendo los problemas más acuciantes de los más vulnerables, se vuelve a oír más de lo mismo, y que ya suena a algo crónico, no hay personal para resolver el movimiento administrativo que se necesita para agilizar los documentos oportunos que puedan facilitarle la vida a aquellos que no tienen nada, y eso es jodido, no hablamos que le faciliten la posibilidad de poder ir de vacaciones, sino tener lo mínimo para poder comer.

El coronavirus ha llegado, nos ha dado un buen revolcón, esperamos que al final se salve la salud, las perras y el turismo, va y viene.

Audio_El Comentario Lunes 09 03 2020



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: