Menú principal

El Comentario ¡A perro flaco, todo son pulgas!

Parece que el cielo se vuelve azul y la calma llega al archipiélago

Esto pudo haber sido solo un aviso donde se ha conjurado la naturaleza y la soledad de ser ‘Islas en un Océano’

La naturaleza nos apretó con algo que hasta este fin de semana no era tan malo, parece que los traslados cíclicos de la calima era un aporte al sistema de vida de nuestro planeta, con sus dificultades, pero se podía llevar, pues su carga toxica no era tan existente.

Hoy en día todo apunta aque las cuestiones naturales no vendrán para celebrarse, las temperaturas serán extremas de un lado a otro, en nuestras islas las temperaturas altas serán causantes, cada vez con más frecuencia, de incendios incontrolados en nuestros montes y barrancos.

Hemos visto como nos dejan inmovilizados en nuestra tierra sin poder movernos por mar y aire, por una calima densa y en esta ocasión bastante toxica, han dejado en nuestros aeropuertos a miles de pasajeros sin poder llegar a sus destinos de origen. Los vientos han llegado a complicar el traslado por oleajes e inestabilidad en el transporte entre las islas. Un caos que solo ha durado algunas horas y que nos ha creado un contratiempo e importantes pérdidas para varios días.

Esto es solo un aviso climatológico que amenaza con repetirse con algo más de frecuencia, desapareciendo estas últimas referencias que databan de 20 o 30 años atrás. El Fuego apareció por donde el viento iba a entrar con mayor virulencia, por el oeste, lo hacía en el valle de Tasarte y caminaba hacia los barrios altos de La Aldea, con el hándicap, que lo hacía cuando la calima impedía una visibilidad mínima para mantener la distancia necesaria para la seguridad de las personas.

Ósea, todo parecía estar confabulándose para que la confusión y la alteración social se hiciera presente en la comunidad. Una vez más, la precaución de las autoridades, asesorados por los técnicos en emergencias y los profesionales pertinentes, acertaron y consiguieron poner a buen recaudo la seguridad personal de los vecinos del lugar, con las molestias del momento que se vive, además de la incertidumbre de no saber si cuando vuelvas encuentras lo que dejaste atrás.

Aplaudible a ese trabajo de coordinación y a esa implicación y solidaridad de los vecinos a la hora de arropar a los que corren peligro. Un panorama que hoy podemos estar contando con alguna resaca y sinsabores por algunas pérdidas materiales de unos pocos vecinos de Tasarte, además de las pérdidas de bastantes animalitos domésticos.

Tasarte, La Aldea están hoy respirando algo más tranquilos, pues el incendio que andaba amenazando llegar al barranco de las presas por Inagua, está estabilizado y se espera su total control más pronto que tarde. Sin duda una imagen dada al mundo un poco complicada, pues no se nos esconde que, nuestro motor económico es el turismo y aunque sean conscientes de los altibajos del tiempo y de los efectos del cambio climático, nadie quiere venir de vacaciones para complicarse la vida o las vacaciones.

Algo más serio es lo que estamos viviendo en Tenerife, una situación que podemos compartirla nosotros aquí en cualquier momento, y eso si nos hace mayor pupa a la hora de pasarnos facturas.

La situación de coronavirus es de un calibre aún no calculado, no solo aquí, allá donde se valla dando, no podemos controlar los miedos de todos, podemos informar y trasladar cierta tranquilidad a los no afectados y a aquellos otros que estén cercanos a los afectados por la cuarentena, pero sin duda, los de aquellos que querían unas vacaciones tranquilas en las islas, no nos podemos molestar si cambian su destino.

Que no cunda el pánico y que pronto podamos hablar de otro mal menos jodido. 

Audio_El Comentario Miércoles 26 02 2020



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: