Menú principal

El Comentario ¡El peor enemigo es el que no va de frente!

“Se acumulan las preguntas y siguen sin aparecer las respuestas, preguntas que nos interesa a todos y que les fastidia a los políticos acomplejados y mediocres que no terminan de encontrar las soluciones”

¿Qué pasa en el viaducto que une San José de Las Longueras y San Gregorio? ¿Por qué desaparecen y aparecen señales verticales que se colocan un día y otro ya no están?, ¿Qué negocio se traen entre manos los que manejan el tráfico en Telde?, es una situación como mínimo rara, y es que, lo que mal anda, mal acaba.

El Consistorio teldense dejó durante más de un mes una señal vertical tirada en el viaducto que un día inauguró malamente Paco Santiago, dejando en medio del mismo una torreta eléctrica que aún prevalece tres legislaturas después. Ni se sabe nada, ni nada parece que pueda pasar pronto en favor de los ciudadanos para que vean una obra que les costó más de seis millones de euros, finalizada y entregada como marca los cánones. Y es que se acumulan las preguntas y siguen sin aparecer las respuestas, preguntas que nos interesa a todos y que les fastidia a los políticos acomplejados y mediocres que no terminan de encontrar las soluciones que, para colmo, algunos se atreven en campaña electoral anunciar que arreglarían.

Empiezo por la costa, las terrazas permitidas en pasos públicos y en condiciones de dudosa seguridad sin resolver, parece que el negocio que utiliza esos espacios, que no le pertenece, tuviera alguien muy bueno para ellos en Urbanismo, donde existen denuncias que nunca han podido resolverse.

Los famosos locales de Melenara, locales que para hacerse con ellos existían unos requisitos a cumplir que parece que también brillan por su ausencia y allí no pasa nada, siendo el gran logro de esa obra, la expulsión del único negocio que dinamizaba la zona y además cumplía con todo lo que se le pedía, La Rubia.

Nos venimos al parque de la Barranquera, nunca más se supo de su recuperación total, se dejó por inutilizado el auditorio y ahí sigue, no sabemos si existen responsables por la chapuza de obra o si se quemó pólvora ajena, dinero público, sin importarles hasta la fecha que la obra se quedara en condiciones de inseguridad e inutilizable.

Los multicines, la familia adjudicataria que lo entregó y que con el “pico caliente” no dudó en criticar a la que fuera alcaldesa en su momento, no calculando el riesgo que corría, ósea si te vi no me acuerdo. De los multicines no se sabe que va a pasar, si cobrarán los afectados por devolverlo, si el ayuntamiento lo pondrá en uso o si será una de las tantas obras en el abandono, para que cuando se retome, cueste más el ponerla en condiciones que tirarlo al suelo y hacer el edificio de nuevo.

Del Mamotreto ni que decir tiene que la capacidad de nuestros máximos mandatarios en ese terreno es nula y un poco más, de esa obra hecha a imagen y semejanza de los anhelos grandilocuentes de un político venido a menos, no quedan ideas ni voluntad de retomar esa obra y que se pueda conocer alguna salida que termine en beneficio para la Ciudad.

No hay por donde coger estos desaguisados, no se ven iniciativas que puedan decir algo en favor de ellos. Lo de risa y vergüenza publica es el devenir del Televisor gigante, que lo iban a quitar el año pasado por no cumplir con nada de lo que se debiera si cualquier hijo de vecino quisiera poner uno igual en la azotea de su casa. Y así podemos continuar aumentando la lista de los desperfectos ocasionados con el consentimiento del político de turno, pero Telde va bien, ya no tenemos jaleos de posibles políticos corruptos e igual pronto nos sorprenden y nos dicen que ya recuperamos los dineros de la Finca San Rafael.

En fin, menos mal que siempre queda, para no aburrirnos, las alegrías y los premios que nos da la murga ‘Los nietos de SaryManchez.

Audio_El Comentario Martes 18 02 2020



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: