Menú principal

Lucy García: ¡Todos podemos crear un milagro!

Nuestros sueños más descabellados son posibles, si los deseamos lo suficiente

Durante los últimos meses he deseado fervientemente escribir un tema relevante que impacte de manera sutil la vida de alguien que necesite una palabra precisa en un momento determinado.

Por lo general siempre he abordado temas que tienen mucho que ver con la espiritualidad y el amor, como el camino que llevará al ser humano a ver nuevos amaneceres con nuevas oportunidades de supervivencia, en un mundo amenazado por el odio, las guerras, las plagas, y por los antivalores humanos que rompen la convivencia armónica entre los seres humanos, y si profundizamos un poco más, el equilibrio de nuestro maravilloso universo. Atentamos contra la vida humana, no cuidando el planeta, atentamos unos contra otros, sin mirarnos por un instante como creación divina y perfecta para convivir armónicamente en esta tierra.

Y este sueño, creo que es el de muchos, y es el que viene a mi en medio de la noche mientras duermo, entonces me obligo a levantarme a hacer una plegaria constante e inspiradora, y le pido a Dios que me mande esas palabras que necesito escribir y difundir, y así como me inspiran a mi, inspiren a mi audiencia. Lógicamente no es fácil trenzar las ideas que vienen unas tras otra como introducción, puentes, secuencias de oraciones, etc. Pero la idea de cómo debo terminarlas es la parte mas difícil.

Entonces digo en silencio. Quiero escribir una palabra como una gran idea, pretendiendo cambiar paradigmas obsoletos que ya no edifican, y crear otros en los cuales se pueda creer, crear y lograr transformar el mundo, como abrir nuevas puertas, despertar anhelos inconscientes, crear posibilidades. Las plegarias inspiran, eso ni dudarlo, mas allá de lo que podemos sentirnos vulnerables, ansiosos, solitarios, desesperanzados, etc.

Creo que debemos empezar con gratitud y alegría, y una especie de júbilo por la oportunidad de vivir, crear y gestionar un sueño realizable, mas allá de nuestras posibilidades humanas. Nada de lo que pidamos esta fuera del alcance de Dios.

Afinar el oído durante el transcurso del día para darnos cuenta cuando Dios esta tratando de captar nuestra atención. Es importante crear un espacio sagrado para tener esa conexión con la Divinidad, esto nos dará la fuerza para hacer preguntas difíciles; a entender que queremos realmente de la vida, nos da la oportunidad de inflar esos músculos de gratitud, de tener una cita diaria con la humildad.

Para muchos no es inspirador rezar, pero en los últimos tiempos he podido constatar que hay muchas personas despertando su espiritualidad y de alguna manera se toman unos segundos, para agradecer por el nuevo día y sus desafíos. Como dice, Woody Allen,” El ochenta por ciento del éxito, es hacer sólo acto de presencia.”

Ante lo que estas leyendo ahora, y que no es otra cosa que la respuesta a mi plegaria cierra tus ojos y eleva tu alma a tu Creador.

Lo merecemos y lo necesitamos, todos los habitantes de esta tierra.

Por: Lucy Angélica García Chica.

Escritora y Poeta



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: