Menú principal

El Comentario ¡No hay peor sordo que el que no quiere oír!

Los políticos que no crean en la ley natural de la vida van mal, ¡aquí hay que dar cuenta de todo!

Yo no quiero ser pesado ni dar la impresión de que estoy excesivamente preocupado por una señal vertical abandonada en el viaducto de la vergüenza que, un día, semanas antes de unas elecciones por el 2011, Paco Santiago junto con Román Rodríguez, como si hubiesen conseguido terminar el puente de Manhattan o algo por el estilo, se pasearon por el mismo.

Un viaducto que desde que lo inauguraron estaba condenado al abandono, como muestra hoy en día el que una señal vertical, importante, que señalaba la estrechez de un paso del que, aún existe el peligro, por no haber conseguido entregar la obra expedita y en condiciones, pues dejaron en el viaducto una torreta que, aún arrastran como señal de importarles muy poco los dineros públicos, como lo ocurrido con el Auditorio, que no termina nunca de cerrarse para su protección, si es que queda algo que proteger de ese ya mamotreto, o del edificio de los multicines, que aún desconocemos cuanto se le pagará a los adjudicatarios que lo entregaron por ruinosos y así, un sinfín de obras que nos dejó Paco Santiago para que no olvidemos su magnífica gestión en favor de este municipio que, hoy en día, pasa un mes y ningún político del Grupo de Gobierno se siente identificado con importarles muy poco o nada la imagen de la ciudad, aunque, tendrán la cara de vender que ¿qué más da una señal vertical de tráfico tirada?, como si con eso se fuera al garete la ciudad.

Nunca una señal dio tan mala imagen y nunca fue tan inútil mantenerla abandonada, lo triste y lamentable es que no existe ningún responsable que desconozca de su existencia, incluyendo al jefe de la Policía Local que mostró interés desde el primer momento que se le comunicó, pero sus intenciones y sus influencias tuvieron muy corto recorrido.

Lo triste de todo esto es que, cada día que dejan esa señal tirada en ese viaducto abandonado que une San José con San Gregorio, esa imagen de grupo de políticos que se empaquetan para aparentar que tienen personalidad y que saben estar, solo hacen el pato, no les importa la ciudad, solo que llegue final de mes y cobrar sus elevadas nóminas, sin tener el más mínimo reparo de asumir que, en ese sueldo va una importante cantidad para velar por los intereses de los ciudadanos y de la ciudad, y sin duda es de interés de la ciudad que no se dé la imagen de abandono y de descuido en cuestiones tan importantes como, en dejar a la buena de no se sabe qué, la caída de una señal que indicaba un peligro y que ahora mismo ese lugar, que se encuentra en el viaducto que inauguró Paco Santiago y que luego abandonó inconcluso, la señal vertical ha corrido misma suerte que el viaducto, abandono total.

Los políticos que no crean en la ley natural de la vida van mal, ¡aquí hay que dar cuenta de todo!, y desde luego a razón de sus actuaciones hacia la ciudadanía, recibirán respuestas, que se suele dar en el día a día, y lo notan porque las cosas ven como salen adelante y como se estancan o no cuentan con los respaldos oportunos, no de sus jefes políticos, sino de la calle.

Insisto que lo del abandono de la señal vertical es más una cuestión de orden que de limpieza, no me creo yo que tengamos que acostumbrarnos a ver señales de tráfico en lugares de alta precaución por las circunstancias dadas de la obra, como es el caso de una inversión de dinero público, seis millones de euros, donde no se cumple con el objetivo de la inversión, aunque, algunos le sacarán provecho político en su día.

Es triste y lamentable que existan cabezas políticas tan simples que, consideren que el mantener abandonada una señal vertical de tráfico más de un mes sin que ningún gestor público haya hecho nada para recogerla, se crean que por eso serán más respetados, ¡de vergüenza Telde!

Audio_El Comentario Lunes 03 02 2020



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: