Menú principal

El Comentario ¡Siempre apuesta lo que no necesites!

Hay políticos, en masculino y en femenino con la piel muy fina. Son políticos de andar por casa, nunca debieron de dejar el comedor de la casa de sus padres

Cuando se viene a lo político, como bien ha dicho algún que otro veterano, se debe de venir llorado. Es lamentable que, por la piel fina de algún miembro de alguna formación política, el resto de la misma sufra las consecuencias. Ya lo he dicho en otras ocasiones, no comparto las interpretaciones que hacen algunos conocidos mercenarios, de esta o de cualquier otra actividad profesional. Además, soy la rara especie de no considerar las criticas buenas cuando le dan a mi enemigo, si la crítica es del mercenario de turno, sea buena o mala, para mí no tiene validez alguna, ni antes ni después.

Reconozco que algunos políticos, por desesperación, por no estar bien asesorados, han aceptado en algún momento, araña como animal de compañía. Siempre se termina pagando ese desplante que se hace a la cordura, cuando nos ponemos de acuerdo con aquellos que insultan y tergiversan la información. Ni calvo ni con dos pelucas, no se puede dejar a los políticos que sean ellos quienes elijan sus medios afines, cuando lo que quieren es que no se le lleve la contraria y que nunca le digan que algo se pudo mejorar.

En Telde después del Plan de Ajuste, un plan de ajuste que algunos retratan como el ¡basta ya de tropelías económicas con los dineros públicos!, ¿culpables?, los que estuvieron, los que estaban y algunos de los que aún están, dentro de la institución local y en otras supramunicipales, y tan felices, todo hay que decirlo.

Nuestra joven democracia, aunque sea una cuarentona, aún no está del todo completa, aún su total crecimiento no ha llegado para esta sociedad que compartimos, se arrastran algunos hechos consumados que nos cuesta quitárnoslo de encima y que flaco favor nos hace para avanzar y conseguir nuestra completa realización, en un sistema político tildado como el mejor entre los menos malos.

Nuestros políticos de andar por casa, un importante número sigue anclado en creerse que ellos están en otro estatus, a otro nivel, y posiblemente no tengan la culpa los que están en esa creencia, pues sus mandos más inmediatos se lo hacen creer. La realidad de la calle, la realidad que ellos mismos ven, porque no son bobos, les hacen chocarse con esa equivocada aptitud hacia el resto del mundo que le rodea, tanto que llegan a estropearse la piel, ¿Cómo? Dejándola quedar, como decimos coloquialmente, como el culo de los bebés, finita, finita, molestándole todo aquello que le suene a contrariedad o no alabanza a su gestión, aunque se equivoquen.

Yo, sinceramente, ni puñetero caso, solo me fastidia que hagan uso de esa alta sensibilidad de piel para esconderse o utilizarlo como escudo, para no dar cuenta de su cuestionado trabajo político que pagamos entre todos. Soy consciente y me tranquiliza que estos hombres y mujeres, de piel fina, no van a heredar el Ayuntamiento, que más pronto o más tarde van a estar en la puñetera carretera sin cobrar del erario público, si fue un buen político o política saldrá con la cabeza bien alta y podrá mirar a todos a los ojos, si no ha sido así, aunque salga con la cabeza alta, puede muy fácilmente llevar la mirada perdida.

He conocido a muchas clases de políticos y políticas, algunos han sufrido en sus carnes verse solo y sin cargo alguno, otros han vuelto a sus ocupaciones profesionales, los que las tenían sin complejo alguno.

El interés de esta tribuna es que, los que se dedican a gestionar los dineros públicos, tengan vergüenza, la suya y ajena, que no teman a las criticas mal intencionadas, se desvanecerán, desapareciendo de nuestras memorias, lo que siempre quedará serán las obras, el respeto y el haberse dejado la piel, sin importarle que perdiera el color original, en favor del interés general.

Audio_El Comentario Martes-28 01 2019



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: