Menú principal

María Sánchez: ‘Deporte y salud’

Artículo de opinión: Si salud y deporte van unidos, añadamos a estos consejos uno más, usar un poco de cordura no arriesgándonos a hacer la caminata del día cuando el sol está en lo más alto o cuando acabamos de comer

Al comenzar un nuevo año la mayoría de las personas hacemos una serie de promesas que, comúnmente, no se suelen cumplir o ni tan siquiera las comenzamos. Estas promesas tan volubles suelen ser siempre las mismas a saber: dejar de fumar, caminar, ponernos a dieta, ir al gimnasio o leer más.

En esta lista llena de buenas intenciones incluso agregamos lo de ir a visitar a aquella tía o amiga de la que hace años no sabemos nada.

Si bien es cierto que practicar algún deporte nos ayuda a mantener mejor nuestra salud, que practicando el que más se acomode a nuestras posibilidades físicas es beneficio para nuestro cuerpo, también es verdad que no hacemos todo el que debiéramos ni con la asiduidad recomendada por los médicos.

Con el deporte haremos un gran favor a nuestro cuerpo ya que nos ayudará a fortalecer nuestra resistencia física, regular la presión arterial, alejarnos del uso de la insulina o mantener nuestro peso corporal.

Claro que, aunque puede ser bueno para estar más agiles y saludables, nunca debemos practicar un deporte de alto riesgo si no estamos acostumbrados o si ya tenemos alguna enfermedad, lo mejor ante estas posibilidades es no arriesgarnos sin consultar con nuestro médico.

Si lo que se deseamos es mantenernos en forma no es preciso hacer grandes gastos económicos, nos bastan unas zapatillas y ropa cómoda para echarnos a la calle y caminar lo que nuestro cuerpo aguante. Podemos optar por asistir a un polideportivo donde tenemos la opción de elegir el que más nos convenga siendo apoyadas por los diferentes monitores.

Si salud y deporte van unidos, añadamos a estos consejos uno más, usar un poco de cordura no arriesgándonos a hacer la caminata del día cuando el sol está en lo más alto o cuando acabamos de comer. Esta considerado que el mejor momento son las horas de la mañana, con la fresquita, o las del anochecer.

No debemos coger un ritmo tan rápido que a los pocos minutos terminemos medio ahogados, pero tampoco en plan paseo por las ramblas. Llueva o haga calor no olvidemos la botella de agua y protector solar.

A todos los beneficios que nos aporta el caminar hay que añadir que también mejora nuestra vida sexual.

¿Se animan a caminar?

 



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: