Menú principal

El Comentario ¡Quien se transforma a sí mismo, transforma el mundo!

Debemos de digerir este nuevo gobierno con las mejores intenciones, no podemos colocarnos en el enfrentamiento

Ayer podíamos ver a un Pablo Iglesia domesticado total, es así como le queríamos, aunque nos llamó la atención su aparición en política desmelenado, dándonos un sueldo sin hacer nada de 600 euros y acabando con el llamado mamoneo político.

Cuando eso se dio, la peña que había padecido en sus bolsillos el atraco del Gobierno en la crisis, cuando los bancos fueron beneficiados con un engañoso préstamo de más de treinta mil millones de euros, diciéndonos desde el Gobierno que devolverían el dinero, que nunca más se supo.

La voz de Pablo Iglesia repartiendo leña a diestra y siniestras dio ala a creer que otra forma de hacer política era posible, y si encima, nos anunciaba unas entradas económicas por el simple hecho de ser ciudadano en paro, sin importar por qué, ni desde cuándo, movilizó al personal consiguiendo que las urnas le rieran la gracia. Luego ocurrió lo que ya todos conocemos, primero lo de … ‘prometer hasta meter’, y ‘del dicho al hecho va un trecho’. Lo cierto es que, Pablo y su equipillo ya están en el carguillo y si eso les hace más modositos, creo que vale la pena por el puestito y el sueldito.

Bueno, fuera las bromas, España ha logrado que el político revoltoso y faltón vuelva a casa y lo haga adaptándose a lo que llaman convertirse en un hombre de Estado. Un Gobierno donde, se va a intentar hacer verdaderas virguerías para poder conseguir una estabilidad política que pueda contentar a todos, sin que haya sobresaltos en ninguna institución ni en la calle.

No es un trabajo para personas blandas y de fácil flojitud de estómago, se necesitan ministros y ministras con empaque, con las fuerzas suficientes para remar contra las adversidades políticas que se vallan a dar que, a buen seguro, no serán pocas.

Tengo la sensación de que este Gobierno va a apechugar con los graves problemas de manera directa y sin muchos rodeos, consiguiendo así resultados rápidos sin que las opciones ni el titubeo tengan mucho espacio. Les puede salir bien, si se va en busca de soluciones y convivencia sin grandes daños colaterales sociales, se puede llevar y a lo mejor, sin resultados tan dañinos como los que se anuncian por parte de una parte de la sociedad española, muy temerosa a los cambios motivados por la propia evolución de las políticas del siglo 21 y que, a la oposición les cuesta adaptar.

Lo que vimos ayer en la entrevista que le hacían a Pablo Iglesias en el Informativo de Antena 3, es el reflejo más fiel del fruto logrado después de muchas horas de conversaciones entre Pedro y Pablo, Pablo y Pedro, ambos están convencidos que es la única manera de llegar al pueblo para conseguir avanzar, sin que España sufra innecesariamente los egoísmos partidistas que solo valen para alentar a los forofos en los momentos de campaña electoral.

España, Europa, el Mundo, se juega mucho en estos años venideros, la cosa no está para boberías de andar por casa, nos enfrentamos a unos dilemas internacionales que requiere de personas con decisiones y con un alto sentido de Estado, de Estado del bueno, no de la algarabía fácil y simple, lo que está en juego es algo muy grande, despoblación de los pueblos, baja natalidad, envejecimiento creciente de la población, y el temible y no tan tomado en cuenta como se debe, cambio climático.

Podremos seguir haciendo chistes fáciles de nuestros políticos y sus hazañas, antes y después de llegar a los gobiernos, pero de lo que no podemos despistarnos es de lo se nos viene encima y que, por fortuna, y esperamos que así sea, nos cogerá con un gobierno estructurado y con proyectos que, de realizarse, les facilitará la vida a los ciudadanos que les votaron y a los que no.

Audio_El Comentario Miércoles 15 01 2020



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: