Menú principal

El Comentario ¡Nadie vende rábanos duros!

A veces se puede tener la sensación de que, algunos gobiernos locales fruto de conveniencias partidistas no son todo lo resolutivos que debieran o prometen cuando buscan la aceptación de los ciudadanos a la hora de conformar esos pactos

Han pasado ya seis meses en la ciudad de Telde de un Gobierno que apenas ha solventado aquellas urgencias administrativas que, aún la ciudadanía no ha visto que les haya afectado en positivo.

Los políticos que están al frente del cotarro, desde el primer mandatario, solo se les ha visto en algunos movimientos de papeleos y acuerdos atrasados que debieron de estar resueltos y que aún siguen coleando entre despachos sin terminar de finiquitarse.

Seis meses donde lo que conocemos han sido titulares, más titulares, promociones políticas ya caducas de poco recorrido, búsquedas de amistades peligrosas que solo dan disgustos a la ciudad a cambio de algunos titulares facilongos de muy poco recorrido y poco más. Los grandes problemas de la ciudad siguen siendo los grandes olvidados.

Seis meses que han cobrado todos y todas religiosamente y muchos de ellos con dos pagas extras incluidas que, en algunas llegan a sumar casi un millón de las antiguas pesetas y en las normales más del medio millón de las antiguas pesetas cada paga.

Ya lo dijimos al comienzo de esta legislatura, ¡por favor en esta, no nos vuelvan locos durante toda la legislatura como lo hicieron la vez anterior con una sola obra, el Polideportivo Juan Carlos Hernández Sosa en Jinámar!, donde, por cierto, dio para todos, Gobierno, oposición y Cabildo.

Aunque haciendo honor a la verdad, en estos seis meses se puede destacar algunas acciones que se han resuelto a cargo de los políticos trabajadores, de aquellos que no tienen miedo en remangarse las camisas y arrimar el hombro cuando hay que resolver cuestiones importantes en favor de la ciudadanía.

Seis meses que ha dado para descubrir que con poco se puede hacer siempre mucho en política, que con dinero todos, hasta el más torpe puede llegar a ser un buen político, que no gestor.

La foto de los que llegaban a enfrentarse a las Concejalías con problemas está bien clara, Juan Francisco Artiles, en Educación con problemas muy complicados entre otros en el Príncipe de Asturias, se puso el mono de trabajo y consiguió resolver, con algunos contratiempos internos que se solventaron a base de su cabezonería y saber leer en política los folios en blanco.

Álvaro Monzón es una adquisición muy válida para cualquier administración pública, su tarea brilla con luz propia, con menos recursos que la legislatura anterior, ha sabido trabajar políticamente y además es un estudioso de sus responsabilidades y de lo público.

La Concejalía de Cultura llegó a manos de un todo terreno, tal como se la dejaron, con una demora en sus obras de ampliación y acondicionamiento por más de lo mismo, por la Concejalía que cuando cumple, siempre con retraso, siempre por la misma disculpa con la misma concejala, lo celebran como si de un gran logro se tratara, me refiero a Contratación que está a las antípodas de cumplir con su cometido, al menos desde la legislatura pasada hasta hoy, aunque se empeñen en vender lo contrario y en celebrar como un éxito aquello que por no estar al día nos cuesta un dineral publico cada pleno.

Juan Martel asume unas Concejalías, si no muertas, muy tocadas y con un futuro incierto, el bagaje, la experiencia, el respeto a la institución, el saber hacer, el saber escuchar al pueblo, solo te lleva a un lugar, a una gestión que aprueba con creces la ciudadanía, y no es una aprobación que yo manejo a mis antojos, no, es una aprobación que se manifiesta con la participación masiva en los actos que realizan, dentro y fuera del Teatro Juan Ramón Jiménez.

Del resto de los concejales y Concejalías, no parándonos en las inoperancias y pérdidas económicas que han ocasionado algunos concejales en concreto, dejo el ejercicio en manos de ustedes, pongan nombres y Concejalías ¡yo por ahora no!

Audio_El Comentario Miércoles 08 01 2020



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: