Menú principal

Martín Ru: El botón de este otoño para estar cerca de la playa y, entre cañaverales para darle los buenos días al divino sol que sale

Artículo de opinión: Recuerdo con vehemencia y nostalgia la poesía del vate Gustavo Adolfo “Volverán las oscuras golondrinas…”

Amada Violeta:

No me olvido de aquellos momentos vividos en la villa de tus viejos padres. Tú veías revolotear las gaviotas a la vera del mar. Recuerdo con vehemencia y nostalgia la poesía del vate Gustavo Adolfo “Volverán las oscuras golondrinas…” que tu vahío, dulce y suave voz maravillosa me hacían ver cada vez que tu venías a mí lo mismo que un vertiginoso vendaval que voceaba como una vendetta, verte en un bello día y olerte al mediodía. Mi visión a través del verde follaje y acariciar tus delicadas manos; ver, ojear y a la vez sentir el sudor ligero de la siesta y leer las dos maravillosas novelas “Lo que el viento se llevó” y “Que verde era mi valle”. Como desnuda, tus ojos verdes y tu virginal candidez desvanecían como si estuviera por entre recovecos y vericuetos perdido en la villa de tus padres que nunca los olvidaré. Violeta, revivo con vaga visión, viendo inclinarse el vespertino crepúsculo hacia el vertical horizonte y veían tus ojos el véspero planeta como un ángel celestial venía a vanagloriarte. La vivacidad de tu alma poética veneró de nuevo a otro vate: “Nada es verdad, nada es mentira, todo es según el color del vidrio con que se avista”. Violeta voy a hacer un viaje en vagones de viejas ferrovías por varios asuntos comerciales y ventas. La ruta es la siguiente: Sevilla, Valladolid, Valencia y Álava. A la vuelta vendré por Victoria, Vigo y Huelva, donde allí nos veremos definitivamente

Violeta, de mi vida la sangre de tus venas la siento verter y vivificar a través de las venas de mi sangre.

Violeta: Valerme, volver a decir Violeta es para vivir y jamás olvidarte, para volver al verde follaje para ser ese que vuela, para ser ese que te vela, sí ese Violeta, Violeta

Hacia el verde follaje corro como veleta

aunque giro y no veo el final

sé que allí estas tú en el verde follaje

me espera, allí está mi amada violeta

vivo en este bello día

acostado contigo. Es el verano.

Tuyo siempre Víctor Javier Ventura de Villaverde

Tu veleta



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: