Menú principal

María Sánchez: ‘25 de noviembre, día contra la violencia de género’

Artículo de opinión: Esta fecha recuerda el asesinato en 1960 de las hermanas Mirabal, conocidas como las mariposas, militantes opositoras a la dictadura de Leónidas Trujillo

El próximo lunes, 25, se celebrará el día mundial contra la violencia de género. Muchas veces nos preguntamos cual es la razón por lo que estos acontecimientos tienen un día señalado para ser conmemorados.

En este caso el que se eligiera este día de noviembre no es casual. Esta fecha recuerda el asesinato en 1960 de las hermanas Mirabal, conocidas como las mariposas, militantes opositoras a la dictadura de Leónidas Trujillo, a partir de ahí se estableció esta fecha en honor a ellas.

Estas hermanas fueron asesinadas por estar en contra de una dictadura política. Las mujeres de este país también fueron silenciadas por la dictadura que ponía una mordaza en su boca.

Cuando una mujer iba a denunciar los malos tratos que le ocasionaba el marido, no había una mano amiga que la ayudara, por el contrario, escuchaba la voz fría y dura del guardia que le decía “algo habrá hecho usted para que él le pegue” y esa mujer marchaba en silencio a vivir de nuevo con su verdugo.

Una mujer no solamente sufre violación física, también la sufre psicológicamente cuando es humillada por el marido o compañero con palabras que denigran su honor.

En pleno siglo XXI se hace difícil comprender que aun tengamos que celebrar este día y que cada año se contabilicen más mujeres violadas por uno o más hombres y que todavía una parte de nuestra sociedad vea justificada la violencia.

Es triste leer que un niño de 14 años ha violado a una niña de doce, es doloroso saber que un hombre, por llamarlo de alguna manera, violó a una niña o niño de su propia familia.

Una de las razones para que se lleven a cabo hechos tan denigrantes puede estar en la desigualdad de poder entre el hombre y la mujer. Aunque no sucedía en todos los hogares, si era costumbre en muchos, considerar al varón como ser superior al que correspondían todos los derechos.

Por desgracia, observamos que hay un retroceso hacia aquellas costumbres que ya tendrían que haber quedado atrás, que la juventud está retomando que el hombre es dueño y señor de la mujer.

Esto se ha convertido en un problema fundado dirigido hacia las mujeres, con el objetivo de mantener a estas subordinadas al género masculino. Podemos encontrar el origen en la falta de equilibrio entre el hombre y la mujer.

Desgraciadamente este desequilibrio no se da solo en el ámbito doméstico, lo encontramos también en el laboral. La prueba más concluyente podemos verla en lo que separa el salario de un hombre al de una mujer. A ésta, aun ejerciendo el mismo trabajo, se le reduce el sueldo de una manera considerable.

Pero, no es solamente en lo que, a lo económico se refiere, hay diferencias en temas de diferentes vertientes; la sexualidad, donde el varón siempre tuvo carta blanca a la hora de tener relaciones. Económica; la mujer no podía ser titular en una cuenta de ahorro, e incluso cultural ya que en muchos hogares se marginaba la educación de la mujer en favor de la del hombre. Esto afecta a las mujeres desde la infancia hasta edad avanzada.

Esperemos que cada vez sean menos las mujeres violadas, asesinadas, vejadas en su dignidad con insultos y menosprecio.



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: