Menú principal

Antonio Morales:’ El planeta se mantiene en una deriva suicida con multinacionales y países que miran para otro lado’

El presidente del Cabildo intervino en la jornada Emergencia Climática en Canarias que clausura Robert Kennedy Jr.

La huella ecológica del archipiélago multiplica por diez su superficie

Los estudios anuncian el retroceso de las playas en 15 metros

Gran Canaria afronta la situación con su proyecto de Ecoisla

Chira-Soria es necesaria y no puede ser sustituida por baterías

Hasta hace poco “nos llamaban iluminados”, agrega Morales, quien agradece poder contar con el Gobierno canario para sumar esfuerzos

No se ha avanzado desde los primeros informes de 1972 y tres cuartas partes de las promesas de París son inadecuadas o incumplidas

“Estamos a tiempo de frenar lo peor, pero la respuesta tiene que ser global y coherente”, advirtió

El planeta mantiene con su capitalismo voraz y descontrolado una deriva suicida con peores consecuencias en territorios insulares como Canarias, donde a este ritmo las playas retrocederán hasta 15 metros y que tiene una huella ecológica que multiplica por diez su superficie. La buena noticia es que, con todo, aún se pueden frenar los peores efectos, pero la respuesta tiene que ser planetaria, desde lo global y lo local, como hace Gran Canaria con su proyecto de ecoisla, extrapolable a otros territorios.

Así lo expuso hoy el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, en su ponencia “Ecoisla, el modelo de Gran Canaria frente a la emergencia climática”, pronunciada en la jornada Emergencia Climática inaugurada por el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, y clausurada por el abogado y activista Robert Kennedy.

“Hace apenas unos años nos llamaban iluminados a los que advertíamos” de la necesidad de poner en marcha actuaciones contra el cambio climático. “Éramos los del no a todo, los que frenábamos el crecimiento”, rememoró Morales, conocido por sus décadas de defensa del medio ambiente y las energías renovables, y quien como ejemplo citó la lucha contra la implantación del gas, que ha llegado hasta este año, cuando al fin la Unión Europea anunció la retirada de su financiación al gas ciudad, otra de las propuestas interesadas que solo frenan la entrada de las fuentes limpias.

“Es bueno contar ahora con el Gobierno de Canarias para sumar esfuerzos al trabajo que venimos realizando”, subrayó.

La deriva actual es absolutamente inviable, conduce a desastres naturales y sufrimiento, a guerras por el control de los recursos, y hace preciso salir de la “lógica mortal del crecimiento incesante” recomendado por Harand Welzer en su libro. Lo que ya no sirve, prosiguió Morales en referencia parafraseando al sociólogo José Andrés Rojo, es el modelo social actual, “hay que desmontarlo”.

Puesto que el efecto en las islas es peor, la propia Academia de la Ciencia de Estados Unidos anuncia que el Puerto de La Luz y Maspalomas pueden quedar cubiertos de mar a final de siglo. Y esta es la última generación que le puede poner remedio a lo peor, pero desde todos los rincones.

Un modelo de ecoisla extrapolable al archipiélago y al planeta

Y es que el Cabildo de Gran Canaria desplegó hace cuatro años toda una agenda plagada de actividades transversales que afectan al sector público y a la sociedad dirigidas a mitigar estos efectos precisamente bajo el convencimiento de la máxima que reza “piensa globalmente, actúa localmente”, un modelo que además es extrapolable al resto del archipiélago e incluso a otras islas y territorios del planeta.

Cualquier plan realista para mitigar los efectos del calentamiento pasa por la sustitución de los combustibles fósiles por fuentes renovables, eso ni que discutir tiene, advirtió, y Gran Canaria, aunque sea un territorio pequeño de 1.500 kilómetros cuadrados, tiene condiciones extraordinarias para convertirse modelo en el planeta.

El modelo se basa en tres pilares, el primero de ellos la central hidroeléctrica de Chira-Soria, la más vanguardista del planeta, y que conllevará aumentar la potencia renovable instalada de 150 a 350 MW, lo que supone el 60 % de la demanda punta de Gran Canaria.

“Y ya está bien de marear la perdiz con este tema, por intereses o desconocimiento, el almacenamiento es necesario en un sistema aislado y Chira-Soria no puede ser sustituida por baterías” que, si bien son un complemento necesario, no son una alternativa, aseveró.

“Ya no podemos retrasar más esta solución con discusiones estériles, hemos ido más lentos en implantar las renovables que otros territorios por corrupción, falta de inversiones públicas y obstáculos”.

El segundo pilar, continuó, es la construcción de parques eólicos y aprovechar los solares de titularidad pública para producir energía, así como las cubiertas y azoteas para instalar placas fotovoltáicas, lo que constituye el tercer pilar.

“El futuro pasa por la generación distribuida, el autoconsumo y la democratización de la energía”, subrayó.

La autosuficiencia alimentaria, con la vuelta al paisaje mosaico cultivado, verde, que evite fuegos y la huella que deja transportar alimentos a Gran Canaria, es también clave, así como el transporte, que hay que transformarlo por completo, transitar al eléctrico y al público, en definitiva, hacia el transporte sostenible de forma urgente.

La economía circular centrada en la gestión de los residuos, que ha tenido una inversión de 80 millones para la construcción de dos ecoparques vanguardistas que tratan 400.000 toneladas de residuos y que ya produce a partir de ellos más energía de la que consume es otra de las medidas tomadas por Gran Canaria, que también apuesta por el céntimo verde y la reforestación.

El modelo sostenible, fuente de empleo

Todo ello sin olvidar que las nuevas propuestas, con el impulso de sectores innovadores, la economía azul, verde y circular, son una importante fuente de creación de empleo.

El turismo es el principal sector industrial de Gran Canaria, por tanto, al tiempo que hay que apostar por la diversificación de la economía, debe igualmente transformarse por completo y sumergirse en la economía circular y el consumo de productos locales, además de apostar, como hacen muchos ya, por las energías renovables en los establecimientos hoteleros.

Todos los municipios de Gran Canaria, adheridos al Pacto de los alcaldes

El Cabildo coordina además el Pacto de los alcaldes en Gran Canaria y ha logrado que todos sus municipios se adhieran a este proyecto europeo. El Cabildo ha contratado y formado ingenieros para cada uno con el fin de elaborar inventarios y planes con los que reducir las emisiones en un 40 por ciento, entre otros estudios, como la capacidad de la geotermia, y medidas impulsadas desde el Gobierno de la isla, como un convenio con la AEMET para un seguimiento real de las afecciones del clima.

Con todo, volver al origen es parte de la solución, volver a la simplicidad de las primeras soluciones del ser humano, apuntó en referencia a lo promulgado por Antonio Gaudí, y siempre bajo la óptica de la justicia social, pues tal como escribió Jefrey Sachas, “el crecimiento económico sin justicia y sostenibilidad ambiental es una receta para el desorden, no para el bienestar”, sentenció Antonio Morales.



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: