Menú principal

El Comentario ¡Más vale malo conocido, que ruín y nuevo por conocer!

Un fin de semana de nuevo, como los que conocemos cuando solo existen elecciones, ósea, visita de candidatos que liderarán sus listas para convertirse en presidente del Gobierno de la nación

Se destaca, aunque lo oirán poco, que las asistencias se resienten ante bocadillos y guaguas con parada en la propia puerta. Esa realidad es la triste y lamentable, que ganarán los mismos, pues con más o menos votos se harán con los escaños necesarios, tanto en el Congreso como en el Senado.

Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Pablo Casado, Inés Arrimada, Iñigo Errejón y algunos más, aunque no sean tan destacados, todos vienen a lo mismo, como se suele decir y suena un poco vulgar, vienen a, prometer hasta meter, una vez metido, nada de lo prometido.

Mientras, los de la llamada “casa”, los nacionalistas unidos intentando reunificar criterios que puedan luego hacer posible un convencimiento para que el voto nacionalista, identificado con sus siglas correspondientes, a razón de las ideologías de izquierda y de derechas, haciendo de tripas corazones, yendo de la mano y enviando el mensaje, algo sacudido ya, ‘Juntos Por Canarias’, o ‘Canarias es lo que importa’.

Una cosa está clara, todos y todas hablan muy bien, ninguno nos quiere decir que sus rábanos son los duros. En España está costando que el radicalismo, de cualquier bando, se asiente, ponga sus posaderas cómodamente en las instituciones públicas, no están del todo extendidos, pero que con los tiempos que corren, parece que algunos extremos se quedan atrás y otros avanzan.

El extremo llamado del 15-M, que luego dio cría, parecía que iba a resolver y a entusiasmar al populacho, pero el gozo en un pozo, sus líderes se pelearon y sus bienes aumentaron, dejando a sus electores con el mismo problema y quizás, ahora con uno más, pues aprovechando la debilidad mostrada por esos salvadores, aparecieron otros que ahora les toca presumir a pecho descubierto.

La llamada extrema derecha, parece ser que las encuestas les dan ventaja, más que a los llamados revolucionarios catedráticos de la izquierda, se puede colocar a una corta distancia del segundo partido más votado. Esto significará, si tocan poder, que habrá recorte de derechos adquiridos, sé que no gustará oírlo, pero que sepan que votando a Abascal nos metemos en un verdadero aprieto, aunque estemos hartos de tantas contradicciones políticas de los actuales dirigentes. Esto no debiera de ser una disculpa ni una justificación, pero nos la jugamos si no ponemos freno a nuestro cabreo, propio de las múltiples acciones nada favorables para los ciudadanos.

No podemos permitir retroceder en ninguno de los logros sociales que ha costado sangre sudor y lágrimas en un pasado no muy lejano, no solo para estas generaciones actuales y venideras, además de continuar en la senda de una sociedad más justa y solidaria. Tenemos que hacer un nuevo esfuerzo, aunque, insisto, la tentación sea darles un susto a los llamados enterados progres, que no tienen nada que ver con los que, si nos ofrecen compromiso y responsabilidad, con la sociedad más desfavorecida y vulnerable, poniendo a su alcance todas las herramientas que pueda favorecer la continuidad del sistema.

Unas elecciones donde los ánimos cuestan levantar, no nos referimos a los asesores, amigos y demás familias de los dirigentes que cuentan con sus buenos sueldos, hablamos del resto de la sociedad, que quiere vivir en paz y progreso, a éstos les cansa lo cansino y repetitivo que son algunos político de alta alcurnia, a ellos hay que decirles, de verdad de la buena que hagamos un nuevo esfuerzo, no bajemos nuestros brazos, que vallamos a las urnas y demos el gane a los que, como mal peor, gobiernen sin restar ningún derecho adquirido.

Audio_El Comentario Lunes 281019

**Sección de comentarios



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: