Menú principal

¡Quien pierde su fe no puede perder más!

Las palabras que en 1996 se leyeron en el Senado de Kansas, escritas por el pastor Joe Wright son una verdad que duele en estos tiempos, y…

.. demasiado peligrosa para una sociedad que se ha desviado con mucho peligro de su rumbo y destino

Señor, venimos delante de Ti este día, para pedirte perdón y para pedir tu dirección. Sabemos que tu Palabra dice: *’Maldición a aquellos que llaman bien a lo que está mal’* (Isaías 5:20). Y eso es exactamente lo que hemos hecho. Hemos perdido el equilibrio espiritual y hemos cambiado nuestros valores. Hemos explotado al pobre y hemos llamado a eso: *suerte*.Hemos recompensado la pereza y la hemos llamado: *ayuda social.*Hemos asesinado a nuestros hijos que aún no han nacido y lo hemos llamado: *despenalización del aborto.*Hemos sido negligentes al disciplinar a nuestros hijos y lo hemos llamado: *desarrollar su autoestima.*Hemos abusado del poder y hemos llamado a eso: *política.*Hemos codiciado los bienes de nuestro vecino y a eso lo hemos llamado: *tener ambición.*Hemos contaminado las ondas de radio y televisión con mucha grosería y pornografía y lo hemos llamado: *libertad de expresión.*Hemos ridiculizado los valores heredados de nuestros antepasados y los hemos llamado: *obsoletos y pasados.*¡Oh Señor!, mira en lo profundo de nuestros corazones; purifícanos y líbranos de nuestros pecados._*Amén.*

Lo que hoy he dicho no es de producción propia, y les digo que no me identifico al 100% por 100%, esto fue leído en la apertura del Senado de Kansas, Kansas es uno de los cincuenta estados que, junto con Washington, forman los Estados Unidos de América. Fue en la apertura del Senado el 26 de enero de 1996.

Esta oración se le encargó al Pastor de la Iglesia Central Cristiana, Joe Wright, se le encargó confiados en que recibirían algo del día a día, nada comprometedor, la reacción en el Senado no se hizo esperar, un parlamentario abandonó la sala durante la oración, tres de ellos calificaron la oración como un mensaje de intolerancia. La realidad durante seis semanas siguientes a la lectura, la Iglesia Central Cristiana es que recibió más de cinco mil llamadas telefónicas de las cuales cuarenta y siete fueron desfavorable. Algunos apuntan que, en esa oración, las palabras son tan verdaderas que se clavan como un puñal, que pueden ser demasiado peligrosas para una sociedad que ha decidido seguir su propio camino.

Es complejo el rumbo actual de nuestra sociedad, algunos señalan que es la herencia, el legado del siglo pasado, un siglo cargado de muchas provocaciones a la humanidad con tragedias inconmensurables. Los grandes ideales, sin duda, murieron por lo que hoy la sociedad se ha diversificado tanto en busca de la satisfacción personal, como seres humanos hay en la tierra, esta búsqueda ha intensificado el individualismo, la satisfacción fácil y rápida ha dejado los sueños colectivos de lado, la satisfacción individual no deja lugar a quien este al lado, el amor al prójimo es algo que a muy pocos les interesa.

En nuestros días, ya no hay verdades absolutas, de esta manera lo que un pastor venga a señalar se transforma en un atentado a las creencias de millones de personas, se transforma en un mensaje de intolerancia y de odio como señalan los movimientos actuales.

Lo cierto es que, las palabras que en 1996 se leyeron en el Senado de Kansas, escritas por el pastor Joe Wright son una verdad que duele en estos tiempos, y demasiado peligrosa para una sociedad que se ha desviado con mucho peligro de su rumbo y destino.

Gracias a los que me hicieron llegar esta reflexión, no necesariamente aceptada a ciegas, pero tampoco peligrosa para empezar la semana.

Audio_El Comentario Lunes 160919



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: