Menú principal

Gregorio Viera: “Mayores sin armario

Reconocimiento y visibilización a las personas mayores LGTB, porque entendemos que son un colectivo vulnerable y abandonado por la sociedad mayoritaria

Buenas tardes a todas y todos. Gracias por compartir una tarde más un comentario con otra visión, otros ojos, otra pluma. Hoy: “Mayores sin armario”

En este año se cumple el cincuenta aniversario de los sucesos de Stonewall. Ese día, el barrio de Stonewall en New York se levantó como un día cualquiera, sin embargo, nadie presagiaba que en una de sus calles, donde el pub Stonewall Inn, – un antro que pertenecía a la mafia y que servían copas a una comunidad de gente cuya sexualidad o género era contestada por la sociedad Neoyorkina con marginación, discriminación, acoso y maltrato -, se convertiría ese 28 de junio de 1969 en el epicentro de la lucha por los derechos por la diversidad sexual e identidad de género, nacía así las primeras revueltas que marcarían el nacimiento de los primeros colectivos de lesbianas, gais y trans, aunque entonces se les llamaba travestis,  la vida en esas calles donde lo mismo les perseguía, golpeaba o detenía la policía como grupos de hombres que convertían su odio en cacerías.

En España el Front d’Alliberament Gai de Catalunya (FAGC), tomaba la calle para reivindicar los derechos de gais y lesbianas, después de la llamada a las urnas del 15 de junio de 1977, organizaron su primera manifestación el domingo 26. «Había que conseguir libertad en el momento en que el resto de la población alcanzara libertad», nos relataba Eliseu Picó, uno de los fundadores del Frente de liberación. No fue hasta 1979 cuando se despenaliza la homosexualidad en nuestro país. En Canarias el colectivo GAMA ha cumplido 25 años de trabajo, lucha y reivindicación constante, ha estado presente los últimos años en la vida social y cultural de la ciudad donde tenemos la sede, en especial durante las fiestas que todos los años se celebran para conmemorar la fundación de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria (1478), fiestas fundacionales que tienen lugar precisamente en junio -el mes del Orgullo LGTB-. No sólo organizamos la mayor manifestación del Orgullo de las Islas Canarias, en la que un gran número de personas LGTB visibles se manifiestan por las principales calles de la ciudad para reivindicar el fin de las discriminaciones legales y sociales que aún perduran: nuestro «Espacio Visible» en el Parque Santa Catalina, donde comenzamos a andar, es desde hace años un espacio cultural con nombre propio, abierto a todas las orientaciones afectivo-sexuales y expresiones de género, y donde identidad, diversión y orgullo se expresan elocuentemente en talleres, ciclos de cine, conferencias, foros de debate y toda clase de performances.

Este año, bajo el lema “Mayores sin armarios. ¡Historia, lucha y memoria!, nos unimos a otros colectivos estatales y la FELGTB para seguir reclamando una Ley LGTBI estatal», llevará como reivindicación principal en la pancarta, la aprobación de una Ley Estatal LGTBI, fundamentalmente centrada en los derechos de las personas trans, que garantice la igualdad de derechos para el colectivo. Además, en este año de memoria histórica, la marcha hará especial hincapié en la importancia de no dar ni un paso atrás en derechos adquiridos y de frenar a la ultraderecha, que está entrando en los gobiernos autonómicos gracias a la mano que le están tendiendo los partidos conservadores mayoritarios, por ello no tendrán representación oficial en la cabecera de la marcha. “Como en cualquier manifestación, tendrán por supuesto libertad para sumarse a pie en igualdad de condiciones que el resto de las entidades, pero encabezar una marcha que grita Ni un paso atrás y simboliza la libertad y la igualdad de derechos del colectivo mientras se empodera a aquellos que quieren volver a privarnos de los pocos derechos que hemos alcanzado son cosas incompatibles. Desde la presidencia de las entidades que representan al colectivo LGTBI pedimos coherencia a los partidos.

Ese reconocimiento y visibilización a las personas mayores LGTB, es porque entendemos que son un colectivo vulnerable y abandonado por la sociedad mayoritaria. Hasta el propio colectivo ha estado durante muchos años de espaldas a una realidad que nos ha sobrepasado, encontrándose muchas de ellas en la actualidad, sin recursos específicos que puedan paliar el deterioro, la soledad y su situación de dependencia. El empobrecimiento desigual que han sufrido los colectivos vulnerables, también nos había alcanzado y, sin embargo, no nos dábamos cuenta que, parte de nuestro entorno, una parte importante, se había empobrecido también por la crisis, sin esos recursos familiares que muchos mayores si lo tenían en sus hijos e hijas. Nuestras propuestas a las administraciones públicas es que impidan, a través de políticas valientes e inclusivas que nuestro mayores LGTBI, al final de su vida, vuelvan al armario…, con la pluma del Faycan.

Con la pluma del Faycan, “Mayores sin armario”



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: