Menú principal

‘El Comentario’ ¡No diré «no llores» porque no todas las lágrimas son malas!

Comentario diario de El Mostrador de Ezequiel López

Consternación y tristeza fue lo que invadió la ciudad desde el momento que se enteraba que el niño Abimael abandonaba este mundo. Sin duda alguna se hizo lo indecible para que su partida no fuera así, ni tampoco en ese momento, pero después de un despliegue de profesionales que podían hacer algo por salvar su vida, al final no pudo ser.

Creo que la muerte de Abimael traspasó todas las fiestas en honor a San Juan o a cualquier otra. Nadie dejó de sentir miedo por nuestros pequeños en cualquier feria o lugar de agasajo donde pudiéramos estar con nuestros hijos o nietos pequeños. Es muy difícil, y casi imposible, consolar una pérdida de un ser querido, máxime cuando es aún un ángel libre de cualquier contaminación social y de cualquier especie. Valla nuestro más sincero pésame a su Familia.

El Consistorio no dudó en acabar con las Fiestas copatronales, al menos en cuanto a los actos organizados por la institución. Se declaró dos días de Luto en la ciudad, nadie se quejó, todos supieron aceptar que lo ocurrido ponía punto y final por este año a las fiestas sanjuanera 2019.

Quizás la hoguera se pudo haber logrado, pensaron algunos, pues estaba lejos de crear ningún jolgorio más allá del cumplimiento de la tradición. Hablamos de una corporación con alcalde de estreno y de toma de decisiones nada usual y muy sensibles para cualquier sociedad humana organizada.

Telde ya lo decimos y mucho los que de ella nos ocupamos desde hace algún tiempo, que aunque tengamos la categoría de Ciudad, su gente, mayoritariamente seguimos creyendo que vivimos en un gran Pueblo donde casi todos nos conocemos. Nadie, por muy moderno que se precie o urbanita progre, debe de mirar a otro lado cuando sucesos como estos se dan, que por fortuna no son frecuentes.

La muerte de un niño hoy en día es una perdida muy importante, máxime cuando ocurre accidentalmente y además de una manera donde todos los días nos están diciendo como podemos salvar vidas, cuando ocurre momentos como el sufrido el sábado en la noche.

Los servicios de emergencias estuvieron todo lo diligente que se podía y así y todo no se pudo salvar la vida. Posiblemente, como algunos apuntan, sobre todo los creyentes, “el de arriba, no avisa, ni quiere impedimentos, cuando elige y se lleva a los mejores”. No va a haber nada que pueda consolar a esos padres, el tiempo en casos como estos, no es del todo seguro que se encargue de acabar con el gran dolor de la pérdida, los entendidos apuntan que posiblemente les ayude a llevarlo, pero no a olvidarlo.

Telde a través de la Corporación municipal supo estar a la altura, haciendo que todos asumiéramos algo del dolor y tristeza propia de una pérdida de estas características, todos estuvieron a la altura. Ahora toca esperar que la familia afectada pueda caminar, avanzar y que sepan que su ciudad le respondió.

Los medios, sobre todo los que manejan las fotos, a mi modesta opinión, se podían haber ahorrado la foto de la caseta de los feriantes donde se adquirió el maldito perrito caliente, estos feriantes, autónomos, no se merecen ser el puro recuerdo de la desgracia sucedida y vivida en San Juan cada vez que vallan a ganarse la vida a cualquier lugar con esa misma caseta, de verdad, no me pareció lo más correcto, máxime cuando una cosa no lleva a la otra. Este suceso se puede dar en cualquier lugar donde se sirva comida, todos están expuestos a que puedan vivir la misma desgracia sin importar categoría, lugar o estrella michelín más o menos. Una desgracia que la ciudad va a superar y poco a poco lograr reponerse para avanzar con garantía de prosperidad y bienestar social.

Audio_El Comentario Martes 250619

**Sección de comentarios



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: