Colaborador María Sánchez

Opinión-María Sánchez: ‘Cuando los ratones abandonan el barco’

Algún roedor he visto últimamente cruzar rápido y veloz alguna calle ¡Acaso será que Telde se va al garete!

Siempre se ha dicho que, ante un naufragio, los ratones son los primeros en abandonar el barco. Se creé que lo hacen movidos por ese sexto sentido que los humanos no tenemos.

Esto es lo que me vino a la cabeza cuando, al cruzar una de nuestra calles, vi a este roedor cruzar desde la gasolinera hacía sabe Dios donde. Inmediatamente pensé “éste está notando que este barco, llamado Telde se está hundiendo cada vez más y él precavido se manda a mudar”

Probablemente, ya esté hasta los bemoles de escuchar la misma cantinela en cada mitin al que ha acudido, estará hastiado de oír las mismas promesas a cada candidata o candidato y, listo él, no se cree nada.

Particularmente, cuando leo o escucho las propuestas y promesas de algunos políticos, me preguntó ¿Nos toman por tontos? ¿Cómo se les ocurre proponer derribar el mamotreto, abrir de nuevo los cines, anclar sus promesas en los mayores como si fuéramos el trampolín que los llevará directamente al sillón de la alcaldía?

A pocos, por no decir a ninguno, les he escuchado hablar del paro de los jóvenes y cuáles son sus planes para poner un poco de remedio, a esta situación tan crucial en este pueblo. Pocos hablan de la escases de viviendas sociales para los que no pueden pagar un alquiler.

Ahora que tanto se pasean, dan saludos y abrazos a diestro y siniestro, ahora que visitan bares y cafeterías les animo a que se den un paseo por el parque Franchy y Roca, a ver si viendo su estado creen que es esto lo que merecemos los habitantes de este pueblo.

Les adelanto, a las señoras que no vayan con zapatos de tacón, a riesgo de dejarlo metido entre la mierda de las palomas y los agujeros de las baldosas.

También les recomiendo que vayan todos con las necesidades hechas, pues como les dé un apretón, tendrán que aguantar hasta llegar a San Gregorio y, eso si encuentran los baños abiertos, cosa bastante rara.

Les animo a que se den un paseo por cualquier calle, eso sí, lleven un pañuelo para secar las lágrimas y taparse la nariz. Las primeras porque da pena ver la gran cantidad de comercios que están cerrados a cal y canto, las casas que se están cayendo y están siendo el hábitat de palomas, tórtolas y ratones.

La segunda razón para llevar el pañuelo es para que se tapen la nariz, ante el mal olor que les entrará por las fosas nasales, a orines y cacas de perro.

Señoras y señores de la política, bajen de las nubes y caminen a ras de tierra que es donde están los problemas, pues de seguir así seremos muchos los que, como el ratón, abandonemos el barco.

Opnión-MªSchez-cuando los ratones abandonan el barcoOpnión-MªSchez-cuando los ratones abandonan el barco-2

Anuncios

Categorías:Colaborador María Sánchez

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s