Menú principal

En España “La venda ya cayó” en Eurovisión ¿Cuándo caerá en Europa?

Hablando de Eurovisión, aún quedan vendas por caer…

El Festival de Eurovisión, ¿ha ido evolucionando con los tiempos?, pues eso parece, pero… ¿lo ha hecho todos los sentidos? pues… parece que no

Vaya por delante que, la edición de este año 2019 ha tenido un nivel musical bastante alto, al menos las 26 canciones que pasaron a la final. La organización del país anfitrión se lució. Y, el tema ganador, nada que objetar, una preciosa balada muy bien interpretada. Canciones para todos los gustos y un nivel de interpretación elogiable, en eso hemos avanzado con los tiempos.

Lo que comenzó siendo un Festival de la canción de países europeos, con premio a la canción y reconocimiento al país de origen, con los años dejó de serlo para convertirse en un Festival político aderezado de canciones. Durante muchos años y, para desesperación de muchos y tristeza de otros tantos, muchísimos grandes intérpretes se han esforzado y luchado por obtener una plaza que le permitiera llegar al lugar que, por excelencia les abriría las puertas de Europa y de su futuro profesional, pues aún no quedando en primer lugar no ha dejado de ser un trampolín para darse a conocer fuera de nuestras fronteras, y así debe ser y seguir siendo. En un festival de la canción, todos demandamos eso.

Sin embargo, a nadie se le esconde que desde hace muchos años, el festival se ha convertido en un mercadeo, tanto que, hasta los propios presentadores han terminado sabiendo de memoria quienes votan a quién. Y no, no es para tomárselo a broma, porque es de mal gusto, jugar con las ilusiones y proyectos de tod@s los que hasta allí llegan.

El sistema de votación pasó a ser un fraude y, obviamente un hazme reír por la desfachatez con que encima lo anunciaban. Desde hace unos años han querido maquillar las votaciones con un sistema adicional de televotación. Sinceramente, el sistema implantado antes y después, no puede ser más manipulador, corrupto e hipócrita.

Europa, cabeza visible, llamémosle ‘padre’ de los países bajo su tutela, los mismos que por su condición de europeos pueden participar en el ‘festivalito’. Hablemos del Festival político. En los inicios del Festival no eran tantos los países participantes, en ese momento y con los pocos adelantos tecnológicos existentes, digamos que decretaron que, para saber qué país debía ser el organizador los años sucedáneos, bastaba con aplicar el criterio de la canción ganadora, una idea muy válida para unos primeros años, donde la canción era lo importante y la participación era comedida. Pero todo avanza, y en el avance los países han buscado la manera de crecer, progresar y en los últimos años con la Unión europea, hasta sobrevivir, con tanta crisis económica. ¿Qué ocurre?, que ha dejado de un festival de trampolín musical, para convertirse en un acicate para los países donde han visto que, participar y ganar es sinónimo de ser el país organizador del Festival y esto económicamente es un revulsivo para la economía del país en cuestión. Esos meses previos hasta el propio día principal, hoteles, restauración, comercios, transporte… etc., mueven dinero, aparte de la proyección visual a través de la publicidad mediática en todos los medios televisivos y redes sociales, es un verdadero reclamo publicitario para dar a conocer al mundo la belleza, gastronomía, cultura… en definitiva bondades del país que tiene la posibilidad de dar un balón de oxigeno a su economía.

Pero claro, si continuamos con el valor del voto, ¿quiénes tienen oportunidad? quien Europa decida, ¿porqué? porque si no cambian las reglas del juego, no hay manera de jugar en igualdad de condiciones. Si ha permitido el rollo de que cada uno vote a su vecino o al que mejor le caiga y sepa que le va a devolver el voto, al final se ha convertido en un círculo vicioso, de ahí lo de la anécdota de los presentadores, aquellos que antes de la votación ya sabían dónde iban dirigidos los mismo dependiendo de cada país. Y, ahora, el televoto, ¿Quién dice que criterios se siguen? ¿Cómo demuestran que es fiable y no otro fraude manipulado? Por ejemplo, sin ir más lejos, España, canción 2019, una canción quizás no para ganar, pero con mucho tirón ciertamente, ahí no entro, cada cual habrá tenido su propia canción ganadora, pero… y el voto, como es posible que, sabiendo que los países se votan entre ellos, 7 votos para España, bueno se puede entender. Pero… y el televoto, 53 no sé si votos, o porcentaje, lo desconozco. Ellos hablaban de votos, como es posible, que aún no pudiendo votar los españoles dentro España, tampoco sé si es así, y aunque así fuera, cuántos españoles hay en Europa viviendo, al margen de otros votantes no españoles, en serio que el recuento en casi una hora, (creo que fue el tiempo destinado), solo fuera de 53 votos. Qué sistemas de medición se llevan a cabo, pues a mí, como que, las cuentas no me salen, hablo de España, porque es la nuestra pero, insisto, el nivel de este año era bastante alto, con ello digo que, a excepción de dos/tres canciones el resto tenía un promedio alto de votación, y no sólo España quedó con una mínima 60 votos.

Por último, solo me queda hacer mi propia reflexión. Está Europa siendo seria y responsable con los países bajo su abrigo, políticamente hablando claro, porque, insisto en que la música la están usando como reclamo a los miles de millones de euros que mueve este panorama musical, con seguidores, ya no solo de Europa que son los que participan, sino a nivel mundial, que son los que lo ven, aunque no tengan derecho a voto, pero sí a ver las maravillas que ofrece cada país, como me decía un buen amigo este sábado, estoy viajando con Eurovisión, conociendo y aprendiendo. Claro que sí, eso es lo que necesitamos, pero eso por lo que se está dando, solo es para unos cuantos países privilegiados, a los que la organización europea ha permitido alcanzar por su manera de gestionar las referidas reglas del juego. Para este recado, como decían nuestros abuelos, mejor no vengas, pues eso, si los criterios van a seguir siendo los mismos, pues miren, dejemos a ‘papá Europa’ que siga manipulando, y que sus hijos, los países que quieran tener una mínima oportunidad, ponga en práctica un modelo parecido pero dividido. Total los resultados van a ser los mismos, pero todos sacan algo. Los países del Este, (5, 6, 7…), centro Europa, (6,7,8…), escandinavos (2, 3, 4…), resto de países, por grupos se ponen de acuerdo, por sorteo cada año, le toca a uno organizar el Festival de esa zona en concreto al margen de la canción ganadora, y de este modo, hay un festival de canciones, donde los artistas tienen una oportunidad real donde se les reconozca su talento, y el país, cada año uno su oportunidad de enseñar al mundo sus especificidades, aparte de recibir a sus invitados que, evidentemente formarán parte de la inyección económica para cada país, y no siempre repartido entre los mismo.

Pensáis que suena a utopía, puede. Soñar se puede, trabajar para crecer, se puede. Tener ambiciones se puede. Lo que no se puede es ser marionetas de nadie, que se burlen de las personas, que jueguen con las ilusiones y trabajo de los que participan pensando que están teniendo una oportunidad, cuando en realidad están siendo parte de su parafernalia.

Tú opinión me importa, porque estoy segura que no será solo a mí, sino a miles de personas que se sientan cada año delante de la televisión a ver el Festival de Eurovisión.

Te propongo:

Sí te gusta lo que has leído, pon un ‘Me gusta’ y si te apetece comentarlo, adelante

Si no estás de acuerdo con lo expuesto, te invito a poner ‘No me gusta’ pero además te agradecería tu comentario. Porque seguro que en él también hay una clave para entenderlo.

En cualquier caso, compártelo, quizás hay otras personas que tienen sus propias conclusiones que a los demás también les interesa.

*Opinión-Lucía Santana

Eurovisió 2019-3EurovisióEurovisió 2019-3Eurovisió 2019-2

Miki-‘La venda ya cayó’-Eurovisión



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: