Menú principal

Gregorio Viera: “Tres eran tres y ninguna buena”

En nombre de la democracia, utilicemos ese poder actuando todos unidos. Luchemos por un mundo nuevo, digno y noble que garantice a los hombres un trabajo, a la juventud un futuro y a la vejez seguridad…..”

Buenas tardes a todas y todos. Gracias por compartir una tarde más un comentario con otra visión, otros ojos, otra pluma. Hoy: “Tres eran tres y ninguna buena”

Llegados a este último tramo de la campaña electoral, campaña que se ha tornado bronca, insultante, donde se supone que las propuestas electorales de los distintos partidos deben ser el centro de sus alegatos y confrontaciones dialécticas. Nuestro gozo en un pozo, es pues, dada la importancia que le damos a la mercadotécnica, al marketing y a la imagen, una campaña electoral poco explicativa. Los temas centrales de cualquier proyecto político se quedan en el tintero por mor de ese minuto de gloria que se proponen a las candidaturas en los debates celebrados en un horario de máxima audiencia.

En esta campaña, la irrupción de una tercera pata en la derecha española, una derecha-tres siglas, ha marcado los debates en el tablero político y queramos o no, ha contribuido a caldear la ya eruptiva campaña electoral con una proliferación de acusaciones a un lado y otro, entre la derecha y la izquierda. Los insultos constantes que algunos dirigentes políticos, permitido por el silencio cómplice de sus propias filas, llamando al actual presidente felón, que prefiere a quienes tiene las manos manchadas de sangre, o que está vendido a los soberanistas, además de sentarse con pederastas y que ha dejado de ser constitucionalista, todo estos atropellos lingüísticos sin despeinarse, ha encendido los ánimos de su otra pata, la mas cavernaria, la auténtica, la que lleva a nuestros jóvenes de tapas por España y además los quiere en un estado grande y libre, de pandereta y toros.

El monstruo que llevan dentro lo han despertado y como cualquier animal acorralado ha ido dando zarpazos por doquier utilizando todas las armas que nuestra democracia ha puesto en sus manos, la libertad, esa libertad que les sirve para proponer quitársela a quienes no estemos de acuerdo con sus propuestas. A mi me preocupa esta derecha representada en sus tres siglas, donde la última invitada, devorará a las otras dos, cual Saturno hiciera con sus hijos según la mitología Griega. No estamos tan lejos, la extrema derecha en Finlandia ha devorado a los otros partidos de su espectro ideológico, donde conservadores y liberales han pasado a ser algo residuales en ese país.

Me preocupa las propuestas que poco a poco han ido incorporando en Andalucía, la extrema derecha sin estar en el gobierno ha sido capaz de marcarles el paso, el presidente popular ingenuo él asistes a un desmantelamiento por omisión del estado del bienestar, imperando la purga en el personal que está relacionado directamente con la violencia de género, pidiendo además sus datos, o bien colocando al frente de la comisión de la memoria histórica a un personaje que es mejor olvidarse de ella. Sus dirigentes hablan de “muros para evitar la invasión, del control de fronteras y terminar con la invasión de la inmigración ilegal, la necesidad de terminar con la abusiva carga fiscal, la necesaria supresión de impuestos o la necesidad de terminar con todas las leyes ideológicas, sobre todo las de género, los derechos lgtbi y de memoria histórica”.

Estos desprecios, este odio y alegatos incendiarios y supremacistas, confirman que no debemos dar un paso atrás, me viene a la memoria el discurso de la película “El gran dictador de Charlie Chaplin en 1940, tan actual como en aquel entonces, que decía en algunos fragmentos:

Soldados “No os entreguéis a ésos que en realidad os desprecian, os esclavizan, reglamentan vuestras vidas y os dicen qué tenéis que hacer, qué decir y qué sentir.

Vosotros no sois ganado, no sois máquinas, sois hombres. Lleváis el amor de la Humanidad en vuestros corazones, no el odio. Sólo los que no aman odian. Soldados: No luchéis por la esclavitud, sino por la libertad. Vosotros los hombres tenéis el poder. El poder de crear máquinas, el poder de crear felicidad, el poder de hacer esta vida libre y hermosa y convertirla en una maravillosa aventura.

En nombre de la democracia, utilicemos ese poder actuando todos unidos. Luchemos por un mundo nuevo, digno y noble que garantice a los hombres un trabajo, a la juventud un futuro y a la vejez seguridad…..”, está en tu mano evitarlo el próximo día 28…, con la pluma del Faycan.

Con la pluma del Faycan: “Tres eran tres y ninguna buena”



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: