Menú principal

Opinión y Reflexión-Octavio Medina: ‘La tranquilidad’

‘La tranquilidad’ algo que, al parecer no todo el mundo sabe entender

No sabría decir a qué hora sonó el teléfono, la verdad. Sería algo así como las cinco de la tarde, no sé.

– Dímelo –Respondí.

– ¿Estás liado?

– Lo intento, pero no. ¿Qué te pasa en la voz? ¿Estás bien?

– María me ha dejado.

– ¿Otra vez? –Pregunté tranquilamente.

– Esta vez va en serio el asunto.

– ¿Cómo las tres últimas o…

– Estoy hablando en serio, joder.

Hubo unos segundos incómodos de silencio.

– Mira, ¿Por qué no te vienes? – dije rápidamente. – Enrique y yo vamos a pedir algo de comida china, creo. Después estaremos haciendo el tonto por la zona. Vente, anda. Hoy es miércoles, ¿no?

– Jueves.

– Entonces sí, te gustarán las tonterías de hoy.

– No me apetece, es que…

– Bueno, ¿Y qué vas a hacer?

– No lo sé.

– Vale, voy a buscarte. –Dije dirigiéndome hacia mi cuarto para coger algún abrigo. – Vete duchándote y todo eso, ¿va?

– No voy a superar esto. Es que no puedo…

– Claro que lo harás, muchacho. –Le dije mientras buscaba en una montaña de ropa que estaba tirada en el suelo. – Lo que pasa es que…

– Si es que no lo entiendo… Teníamos todo hablado y planeado; la escapada a Portugal, el viaje de verano a Bulgaria… ¡El piso para el año que viene! Dios mío, es que no lo entiendo. Todo iba tan… normal, no sé. Es que tío, de verdad… no sé, ¿eh? Es que no sé…

– Pero vamos a ver, ¿te dijo que te fueras a tomar por saco, o qué? ¿Qué ha pasado?

– ¿Qué?

– Que me digas que ha pasado exactamente.

– Dijo que iba a marcharse el fin de semana a casa de sus padres. Que necesitaba alejarse de todo esto, pensar, reflexionar y tal.

– Vale, ¿qué más?

– Que desconectaría el móvil, que no quería que nadie le molestase, que quería dedicar tiempo a ella, a estar tranquila unos días o una semana. Le he mandado un mensaje por Facebook e Instagram, pero nada… Dios mío…

Me detuve. Cerré los ojos fuertemente y di un fuente resoplido.

– Joder, es que soy su pareja, ¿sabes? –Continuó – Quiero decir, si no me lo cuenta es por algo, ¿no? Es que algo pasa, joder. Algo así… ¿no crees? ¿Hola?

– Pasas tú, por lo que veo –Le dije antes de colgar repentinamente.

Volví al salón y desconecté el teléfono. Madre mía, fue en ese momento cuando supe que María había obrado bien.

Opinión-Octavio Medina_La tranquilidad -foto.png



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: