Menú principal

Gregorio Viera: “Jarrones Chinos y lealtad”

Buenas tardes a todas y todos. Gracias por compartir una tarde más un comentario con otra visión, otros ojos, otra pluma. Hoy: “Jarrones Chinos y lealtad”

Reconozco que siempre me ha seducido unos de los periodistas y escritores de referencia en España Manuel Jabois, además de colaborador de El País y de la Cadena Ser. Hace unos días y en referencia a la figura del relator (mediador, fiscalizador, etc.), que tantas páginas ha dado de si y que, el ex presidente Felipe González cuestionaba de forma contundente sobre el particular, al presidente Sánchez aunque al día siguiente lo matizara.

Jabois en el programa de la Cadena Ser Hoy por Hoy con Pepa Bueno, utilizó para González la figura del jarrón chino, su utilidad y decía que; los jarrones chinos deben colocarse donde ellos quieran, además, de cuestionar la lealtad partidaria lanzando una frase que debería ser el prólogo de cualquier manual de conducta ética en los grupos humanos, “sería un error de partido que la lealtad a la jerarquía esté por encima de la lealtad a uno mismo”. La lealtad al proyecto, a las ideas, al compromiso se presupone cuando formas parte del mismo, pero el líder se tiene que ganar la lealtad.

No estoy de acuerdo, en muchas ocasiones, con la utilización que se hace por parte de quienes han regido los destinos de nuestro país, los jarrones chinos, para lanzar sus alegatos y dejar en evidencia, en la mayoría de las ocasiones, al presidente de turno. Veo en ellos, como la figura que está destinada a exponer sus conocimientos, para ayudar a ver la luz a quien en este momento, tiene que tomar decisiones, que a veces, lo hace sin tener todos los elementos de juicio para hacerlo. Ahí está su labor, su quehacer, dar luz en los momentos de incertidumbre, no ahondando en la carga, pesada carga que el devenir diario tiene la política.

Pero, ¿como conjugamos esa lealtad jerárquica con la lealtad a uno mismo, sin que se nos vaya la vida en ello y lo que es más dramático, sin que quienes guardan las esencias partidarias se rasguen las vestiduras ante tales posiciones? Un compañero, candidato a la presidencia del Cabildo Insular de Gran Canaria, nos decía que tiene muchos defectos pero hay algo bueno que tiene y es sentido común. Precisamente sentido común es lo que se debe aplicar cuando algún compañero o compañera, haciendo uso de su libertad, se expresa en términos que no nos gusta, no se puede ser carcelero de las ideas y menos aún, cuando se presume de pertenecer a un partido creado en la lucha de clases, de la libertad, la igualdad y la fraternidad.

Los jarrones chinos no se retiran del mobiliario, una porque creemos que son valiosos y otra, porque creen que son imprescindibles, tanto para su partido como para el país que ha dirigido. Sin embargo, cuando sus pensamientos los usan para seguir en posiciones de poder y no para ayudar a tener una visión más transversal de los problemas, sobre todo los territoriales, debieran comprender que su tiempo ha pasado. Que tuvieron la oportunidad de arreglar las distintas arengas que como país hemos soportado y que por una u otra razón tiene que ver más con el modelo de país que queremos y que proyectan, que al país en el cual nos hemos convertido.

Me ha preocupado, no precisamente los pensamientos exteriorizados en los medios de comunicación por algunos jarrones chinos y su lealtad, que me consta, hablo de otras acciones. Las deslealtades realizadas por compañeros que no siendo jarrones chinos, pero si históricos, están amparados por la camadería de quienes confunden lealtad con amistad, cuando utiliza los símbolos como fórmula de exclusión, cuando se adueñan de una bandera para ser, una, grande y libre, obviando que la mayoría de los hombres y mujeres que compartimos proyectos, los símbolos son las personas. No han comprendido a pesar de los años, que la lealtad se gana día a día.

Se dan muchas paradojas en la vida, pero una que no consigo discernir es cuando la lealtad a la jerarquía política se antepone a la razón, cuando la lealtad a la ciudadanía se ve amenazada por conductas megalómanas de quienes están obligados por su responsabilidad, a cuidar y proteger a quienes mas lo necesitan, porque es una traición a tu esencia si eres desleal contigo, porque antepones la jerárquica,… con la pluma del Faycan.

Con la pluma del Faycan “Jarrones Chinos y lealtad”



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: