Menú principal

Opinión-Martín Ru: “Sabemos lo que somos, pero no en lo que podemos convertirnos” William Shakespeare

Señor Pedro Sánchez, esta frase de Shakespeare, viene a cuento por mí deseo de que usted la tome de forma optimista y quiero, de camino, que usted la repase en todo lo que ha hecho con su España

Yo creo que usted quería dialogar y en cambio, pactó. Yo creo que usted quería dialogar y, en cambio, pidió un “Relator”. Yo creo que usted quería dialogar y, en cambio pactó con los independentistas los Presupuestos. Yo creo que usted quería poner en Defensa a Zaida Cantero, pero puso a Margarita Robles. Yo creo que usted quería engrandecer a su partido y, en cambio lo ha hundido

Cuando piense que el camino por recorrer es duro, plantéese, eso de leer la frase y repítela interiormente. Mire dónde está y dé el siguiente paso. No se preocupe del final, sólo del siguiente paso.

Decía Shakespeare: «sabemos lo que somos, pero no sabemos lo que podríamos llegar a ser». Los seres humanos estamos en un devenir permanente de inventarnos y reinventarnos en los diferentes contextos de nuestra vida. Desconocemos lo que somos capaces de ser e ignoramos en lo que podríamos transformarnos. Esto nos sitúa en un mundo de posibilidades infinito donde el cambio es la mejor herramienta.

EL BOTÓN: Lo más grave colocar a una persona que pactaba con la ETA, en Defensa

Decía yo en octubre 5, 2018 que el coronel Francisco Alamán dijo: “No hay mandos militares con prestigio, lo que hay son” lameculos”. No se debe de llegar a estos términos, no obstante, en Defensa, no practican nada de nada con respecto a la frase de Shakespeare, están muy alejados del sentido de la Justicia, del sentido a las aspiraciones de los militares. La ministra de Defensa, por lo visto tiene muy asumido eso de que el militar tiene que observar a “Rajatabla” el ordenamiento del “Conducto Reglamentario”. Le quiero recordar a la señora ministra que su personal del ejército del Aire de la escala de Especialistas hizo eso de llevar a «Rajatablas» lo que ella llama el “Conducto Reglamentario” y, protestó pidiendo que se les ascendiera a comandante. Todavía está esperando que accedan a su petición de ascenderlos a comandante como hicieron con los Especialistas del Ejército de Tierra, que no fueron en su petición por el “Conducto Reglamentario”, Ellos se fueron directamente al senador Catalá y, se saltaron a Defensa, y, este senador, con mayoría socialista en el Senado, los habilitó a todos al ascenso, mediante la Ley 39/2007, ascendieron a cerca de 8.000 a comandante. Menuda mierda de justicia se imparte en Defensa. ¿Qué justicia es esta? ¿Dónde están las Reales Ordenanzas?

Estoy recordando al señor Trump, que dijo que en Seguridad escogería a los mejores. Generales. Me parece que se hizo lo mismo que el señor Obama hizo con General Flynn, que se hizo célebre por saltarse el “Conducto Reglamentario” y aparecer como coautor de un documento sobre los fallos de Inteligencia en Afganistán en 2010 y que fue publicado por el Center For a New American Security, el laboratorio de ideas en materia de defensa cercano al gobierno de Obama. La osadía no solo no le costó su carrera, sino que probablemente sirvió para catapultarla hasta el puesto de director de la Agencia de Inteligencia de Defensa.

Lo mismo ocurrió con el general McMaster, que se hizo célebre durante la Guerra del Golfo de 1991. En aquel entonces mandaba como capitán la Tropa “E” del 2º Escuadrón del 2º Regimiento de Caballería Acorazada. Esto es, mandaba la primera compañía del segundo batallón de lo que en realidad era una brigada acorazada reforzada.

Al comenzar las operaciones terrestres de la Operación “Tormenta del Desierto” el 2º de Caballería tenía la misión de escudriñar las baterías enemigas. Todo fue durante la Guerra del Golfo de 1991. En aquel entonces mandaba como capitán la Tropa “E” del 2º Escuadrón del 2º Regimiento de Caballería Acorazada. Esto es, mandaba la primera compañía del segundo batallón de lo que en realidad era una brigada acorazada reforzada. Como digo al principio le tocaba vigilar y cumplir la misión de elemento de reconocimiento avanzado del VIIº Cuerpo Acorazado, el encargado de avanzar hacia el norte desde Arabia Saudita y pasando de largo de Kuwait para luego girar noventa grados y avanzar en dirección Este para chocar con la reserva estratégica del ejército iraquí, formado por las unidades de la Guardia Republicana. Resumiendo se cargó todas las baterías enemigas. Ahora mismo este teniente general es un valor sólido para Trump. Que hacen nuestros militares jefes con nuestros Especialistas del Ejército del Aire, pues eso cumplir obedeciendo a la ministra de turno, aunque sea o haya estado pactando con la ETA. Toma el conducto ese de “Marra” y, de verdad lamentándolo mucho, un coronel pues puede permitirse el lujo de llamar a estos jefes “Lameculos” ¿Qué opinan ustedes?

Opinión-Martín Ru_H. R. McMaster.png
H. R. McMaster_(Foto cedida por el autor-Martín Ru)

 



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: