Colaborador María Sánchez

Opinión-María Sánchez: Wangari Mutua Maathai, bióloga y ecologista

Fue la primera mujer del África Oriental y Central en obtener un doctorado en biología y la primera profesora de Kenia.Su mayor esfuerzo era combatir la deforestación que amenazaba la población agrícola

Ahora que tanto se habla del ecosistema, la ecología, el medio ambiente y todo aquello que estamos destruyendo, sería conveniente que nos diéramos cuenta, de una vez por todas, de que estamos terminando con este mundo que es el único, por ahora, que tenemos para vivir.

Ya se dice que: el hombre es el peor enemigo del hombre, y razón no le falta a esa frase. Nos puede la avaricia del dinero, del poder de tener más que el de al lado, sin pensar en todo lo que destruimos para conseguirlo.

Ansiamos tener los mejores y más potentes coches sin mirar el consumo de gasolina y la polución que esta proporciona, queremos los mejores teléfonos móviles sin importarnos que para ello haya miles de niños trabajando en las minas de cobalto poniendo, diariamente, su vida en peligro.

Hacemos oídos sordos a la deforestación de la selva Amazónica donde impunemente, arrancan sus árboles para plantar palmeras de las que se extrae un aceite que, para más inri, nos puede matar.

No vemos o, no queremos ver, como se están devastando nuestros mares con las pescas tan abusivas de todo tipo de pescados, crustáceos etc.

Después de que los mares están llenos de plásticos y miles de animales muriendo por esa causa, los políticos se han dado cuenta que debemos restringir el uso del plástico. Sin embargo aún queda mucho por hacer y prohibir, por ejemplo el abuso del plástico en los empaquetados de todos los productos que consumimos.

Minimizar las bandejas de polietileno que nos ponen para medio kilo de cualquier alimento, a esto se le añade el envolverlo en papel film para, finalmente, ponerlo en una bolsa también de plástico.

No deseo alargarme enumerando todos los productos que son extraídos del petróleo porque sería interminable.

Por contrapartida, existen personas que luchan denodadamente por proteger nuestro planeta, mientras que otros luchan por acabar con él cuanto antes.

Entre estas personas se encuentra la bióloga y ecologista Wangari Mutua Maathai, nacida en 1940 y fallecida en 2011. Fue la primera mujer del África Oriental y Central en obtener un doctorado en biología y la primera profesora de Kenia.

Su mayor esfuerzo era combatir la deforestación que amenazaba la población agrícola. Animó a las mujeres a plantar árboles en su entorno y a respetar y pensar de manera ecológica, por lo que la llamaban (Tree Woman) mujer árbol.

En 2004 le concedieron el premio Nobel de la Paz por aportación y ayuda al desarrollo sostenible. Fue la primera mujer africana en obtener este premio.

Anuncios

Categorías:Colaborador María Sánchez

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s