El Mostrador de Ezequiel López

‘El Comentario’ La política y la salud, ¿es lo que importa?

Comentario diario de El Mostrador de Ezequiel López

La precampaña para algunos hace ya un tiempo que ha empezado, hemos dejado que se digan de todo, unos a otros, casi sin hacerles mucho caso, no somos bobos ni estamos locos, otra cosa muy distinta es que no mostremos interés inusitado, como parece que nos indican otros que juegan a intereses lucrativos.

A nosotros nos llega todo, hasta esa guerra que se tienen algunos contra Antonio Morales, una guerra dirigida a convertirlo en el acabose de la política Insular, y considero que ahí podríamos aplicar aquello de, ni calvo ni con dos pelucas.

Antonio Morales como cualquier político, de aquí y de allá, al margen de contar con los medios informativos en líneas generales para el reparto de información desde la institución Insular, no es el único que cuenta luego con más o menos simpatía por este o aquel medio o periodista, lo mismito que nos pasa a los medios o periodista, tenemos a nuestra gente que nos cae mejor o peor, al margen de brindar todo tipo de información que puedan generar.

Lo que está ocurriéndole a la persona de Antonio Morales, se pasa de marrón oscuro, otra cosa muy distinta es que, sus rivales políticos cuestionen gestiones institucionales como personales e interesadas, para ello, al margen de las criticas pertinentes existe el otro camino si se cree que comete algún delito, la judicialización nos guste más o menos, pero será el mejor de los caminos, antes de sembrar dudas y especulaciones interesadas que solo embarra la vida política con la que tenemos que contar para salvar este sistema. No es fácil tener la paciencia que tiene Antonio Morales, un político acostumbrado a ir de frente con sus votantes.

Antonio Morales, al igual que sus compañeros de Roque Aguayro, que celebran este año sus 40 años, tienen algo que hace de su carrera política, ser diferentes al resto de los partidos y políticos, les guste más o menos, y estas diferencias hay que hacerlas ver para saber de qué madera está hecho.

Lo que hacía Antonio Morales en Agüimes desde 1987 hasta el otro día, cuando llegaban las elecciones su principal programa electoral era decirles a los vecinos, “oiga, amigos, si quieren que nos presentemos, yo al frente, deben de firmarnos para así hacerlo saber a la junta electoral”, y una vez conseguidas las firmas, siempre con creces, era cuando se presentaban, con un aval anticipado, que luego era ratificado en las urnas, consiguiendo siempre mayorías absolutas. De frente y con las cartas viradas hacia arriba. La llegada al Cabildo con la formación más votada le dio la posibilidad de ser el presidente.

Antonio Morales conformó una lista para llegar al Cabildo con una mayoría de hombres y mujeres de Nueva Canarias. No sé yo si lo de Agrupación de Electores también valdría para los Cabildos, y tampoco sé si la respuesta que le podrían dar fuera la mejor para presentarse, ni si él o su propio partido se lo propondría.

A Antonio Morales se le podrá criticar políticamente, entre otras cuestiones, porque nuestro sistema así lo permite, y se considera un buen ejercicio democrático para avanzar en las mejoras para nuestra sociedad. Lo que no se debiera de dar, son esos acosos y derribos muy ajustados más a una venganza que a una preocupación por un político posiblemente antidemocrático. De este ensañamiento a la persona de Antonio Morales, no vamos a ganar nadie, es una guerra donde se utilizan todos los artilugios para que parezca una acción premeditada que busca hacer saltar por los aires la institución Insular y así poder provocar a una sociedad que cada día está más cansada de no poder tener claro si nuestros políticos hacen falta o si será mejor que no nos gobierne tanta gente, y que lo haga la propia administración con sus aciertos y sus errores.

Lo digo como lo siento, no me gusta nada lo que están haciéndole a Antonio Morales, un ser humano que le gusta cumplir con sus responsabilidades como el primero, un ciudadanos con los defectos necesarios para afrontar retos que solo unos pocos, ante adversidades muy distintas a las que debieran de ser comunes de su cargo y que responde a unos intereses con tintes muy alejados a los que debieran de surgir de cualquier acción política.

El caso que estos últimos días está en boca de sus enemigos habituales y también ahora de algunos políticos, parece que al final ha cogido el camino que hará posible vislumbrar si las cosas se han hecho a favor o en contra del interés general, pues el tema llega a los juzgados de la mano del consejero de Unidos por Gran Canaria, de la formación Ciuca, Daniel Reyes, y será ahora el juzgado quien pueda poner orden en este desmadre de cruces de acusaciones entre medios y algunos políticos de la oposición.

Esperaremos que eso ocurra y así saldremos de ese desmadre de acusaciones que solo nos lleva a aumentar ese hastío hacia la clase política y hasta salpicándoles a ese mundo complicado de los medios de comunicación.

Y es que corren tiempos muy, muy liantes, y ejemplo haberlos haylos, en estos días atrás la Consejería de Sanidad ha hecho pública la listas de espera sanitaria y los mismos franco-informadores partidistas han vuelto a señalarlas como inventadas y manipuladas, en este caso se ha dado que son muchos los colectivos, libres e independientes, que apuntan como diferentes los tiempos actuales y avalan que esta Consejería va camino de buscar un perfil profesional en los cargos directivos, para así salvar el sistema y darle la mejor respuestas a los pacientes.

Las dos Universidades han salido a la palestra para descartar cualquier maquillaje de las lista de espera. La auditoría de la ULPGC y ULL, considera “satisfactorio” el tratamiento de la información en el Servicio Canario de la Salud, negando evidencias de alteración. ¿Será esto suficiente para que las mareas aplaquen por un tiempo su campaña contradictoria a estos resultados y hacia la Consejería de Sanidad?, pues yo creo que ellos seguirán con su perreta difamatoria, lo importante y fundamental es que los pacientes noten que esto funciona, no tan rápido como se quisiera, pero si, sabiendo que los resultados redundará, ahora sí, en favor de los pacientes y el sistema.

Ya lo decíamos, habrán curvas y muchas no tendrán una visibilidad deseada, habrá que andar avispados y con los pies prestos para saber frenar y digerir que es lo bueno para nuestra salud, si cerrar los ojos y a verlas venir o tomar buena nota para que podamos seguir avanzando con una buena conducción y además saludablemente.

Audio_El Comentario Lunes 280119

**Sección de comentarios

 

Anuncios

Categorías:El Mostrador de Ezequiel López

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s