Colaborador María Sánchez

Opinión-María Sánchez: ‘Las emociones’

Alguien dijo. Nadie pierde por dar amor, pierde quien no sabe recibirlo

En el ser humano se encuentran cuatro tipos de emociones, a saber: tristeza, felicidad, miedo e ira. Las emociones son difíciles de ocultar y, mucho menos, de dominar ya que afloran a nuestro rostro dejando al descubierto lo que estamos experimentando en ese momento.

Las emociones se expresan con el lenguaje corporal. Cuando nos encontramos con una persona que tiene la sonrisa en los labios, sabemos que es feliz, que hay alegría en su vida. Por el contrario al ver a una persona taciturna, con pocas ganas de hablar sabemos que está pasando por un mal momento.

También nos podemos encontrar con esa persona que, más que un corazón, parecen llevar una coraza ante cualquier acontecimiento que esté viviendo. Son las que llamamos, corazones de acero o de las que decimos que ni sienten ni padecen.

Solemos encontrarnos, también, con personas que se aferran al dolor. Parece que disfrutan yendo siempre con la lágrima en el ojo y la tristeza reflejada en la cara, personas de las, que aunque sea egoísmo, procuramos no cruzarnos por la calle o alejarnos cuanto antes de ellas.

Tenemos la vieja, y mala costumbre, de esconder las emociones al pensar que expresar nuestros sentimientos quedamos expuestos al qué dirán y a los comentarios poco satisfactorios. Unas veces para que no nos tengan pena y las otras para que nadie envidie nuestra alegría.

Atribuimos a las emociones ese carácter placentero, idílico como para demostrarnos a nosotros y a los demás, que estás carecen de utilidad. Esto es un pensamiento equivocado ya que el demostrar las emociones, en su justa medida, nos ayudan a gobernar nuestra conducta y actuar con rapidez para poder encauzarlas adecuadamente.

Las emociones son contagiosas, si estamos con personas positivas, alegres divertidas, nuestra actitud cambia. Por el contrario si nos rodeamos de personas negativas, aburridas y tristes, nuestra mente cambia el chip y terminamos de mal humor y renegando de todo y de todos.

Alguien dijo. Nadie pierde por dar amor, pierde quien no sabe recibirlo.

opinión-mªschez_la emociones (1)opinión-mªschez_la emociones (2)

Anuncios

Categorías:Colaborador María Sánchez

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s