Menú principal

Opinión-Atenea: ‘Los Reyes y los Reyes Magos’

Depende de cómo se quiera mirar, en España el día de Reyes o Reyes Magos, es diferente

Yo particularmente lo veo desde esta perspectiva, y… adelanto, para gustos, colores, porque obviamente no todos estaremos de acuerdo, faltaría más

Comienzo por los Reyes Magos. Cómo Magos ofrecen su magia, esto es ni más ni menos, que los Reyes Magos son para los infantiles, ojo, no digo para los niños y niñas, quiero referirme a quienes en el ámbito de la infancia aún conservan la inocencia y la ilusión, aquellos que siguen creyendo en la magia de que existe un día especial que, relacionado con la Navidad, unos personajes que no conocen, les van a traer regalos, y voy aún más lejos, regalos que no se han pedido, simplemente que, el día de los Reyes Magos llega para todos con un paquetito envuelto en papel de regalo, sin distinción de lo que dentro pueda haber, porque esa es la magia y esa es la inocencia, algo que no se ve, algo que no se sabe y algo que no se compra.

En este lado de los Reyes Magos, también están los niños y niñas, pero para éstos, también infantiles, no existe la magia, no son adultos, pero saben que los Reyes Magos no existen, saben perfectamente a quienes tienen que pedir y pedir hasta lo que no está escrito, pero sin escribirlo, bueno, algunos sí, por seguir la tradición y que no se les olvide, ni a ellos ni a quienes les piden, todo lo que quieren que, (“ ”) le traigan los reyes.

Esto se puede definir como, el día de reyes es obligatoriamente un día en el que el niño o la niña piensa que tienen que traerle todo o casi todo lo que han pedido y los adultos piensan que obligatoriamente al niño o niña hay que comprarle lo que pide, porque si no, se puede incluso traumatizar, máxime cuando se reúna con sus compis y no tengan lo que han pedido, cuidado con eso. Y, todo esto sin entrar en qué tipo de regalos piden, que eso también tiene su sustancial criterio, que hoy en día no es lo mismo que hace unas décadas, donde también se regalaba mucho, pero al menos pedían cosas más acorde a su edad y en algunos casos incluso, pensando en la economía del hogar, que haberlos los hubieron.

Hoy difícilmente se dan estas circunstancias, y lo que se pide, mayoritariamente relacionado con videojuegos, teléfonos, tablet, etc., etc., etc., ni tiene que ver con la esencia de los reyes magos, ni son juguetes y mucho menos, entran dentro de las capacidades económicas de muchas familias, pero como dice el dicho, ¡quién le pone el cascabel al gato!, de este tema se puede seguir hablando, se contarían tantas anécdotas como para escribir un cuento y seguirían habiendo cuentos.

Hablemos de los Reyes. Los Reyes en el día de ‘Los Reyes Magos’, yo particularmente los voy a meter en otro saco, y me voy a referir a, los que viven como Reyes, piden como Reyes y son atendidos como Reyes, y aquí cabe el dicho de que, ¡a quién lo quiera coger que lo coja’. Ni más ni menos, [La Crisis : La Sociedad=2], o lo que es lo mismo la crisis ha dividido a la sociedad en dos. Sí, ahora o somos pobres o somos ricos. Y los que bien viven, pueden hacer de este día lo que les venga en ganas, eso sí, no están celebrando el día de Reyes, están celebrando, para unos, el que todo lo pueden y todo lo compran, lo mejor, lo más caro, lo que más y mejor quieren sus hijos-as, sin reparar lo más mínimo en el coste. Y por otro, están los del día del consumismo, el día después, el de las grandes superficies, grandes centros, tan grandes que han vendido todo y más, hasta lo que estaba en desuso, pero han vendido y han rascado todos los bolsillo, ese es el otro día de los Reyes, que como Reyes viven y como Reyes siguen viviendo a costa de los que siguen pensando, celebrando y consumiendo al ritmo de hay que comprar todo lo que piden. Ese día a mi hijo o hija no le puede faltar nada, pensando que así le hace todo lo feliz que desea.

Tristemente, somos tan inconscientes que, seguimos inmersos en una ruleta girada por los que se siente con el poder de hacernos bailar a su ritmo, que no nos damos cuenta, que el día de los Reyes Magos, es el día de la ilusión y la inocencia, esto es, no llenes la casa de juguetes, maquinitas, teléfonos, videojuegos… llena la casa del calor de la familia, ofrece humildemente algo que enseñe al niño que con ese detalle puede ser más feliz, porque con él les estamos enseñando, cuáles son las cosas importantes en la vida, tu familia que nunca te abandona aunque no haya regalos, la que te enseña como debes trabajar y elegir bien dar tus pasos para hacer de tu vida futura un mundo a tu medida, sin miedos, sin egoísmos, sin avaricia, enséñales que para ser feliz, solo necesitas sentarte con los tuyos juntos a la mesa, sin tener que dejar tu mesa vacía para dar más dinero al que ya le sobra.

No, no es una milonga de las de cuentos de hadas o predicadores, no se confundan, por muy banal que puedan creer que es esta reflexión, no lo es tanto como piensan, dispongan solo de unos minutos para pensar, echen la vista atrás, saquen cuentas, miren lo que han comprado, sigan mirando la actitud de sus niños o niñas pasados los primeros días, recuerden que pasa en el transcurso de los siguientes meses, son sus niños-as más felices, son más independientes, son mejores personas, saben valorar lo que tienen, saben trabajar su día a día para seguir los buenos pasos y enseñanzas de sus mayores, saben afrontar situaciones para las que no tenían un manual de instrucciones.

Sencillamente, el día de los Reyes Magos es un día de ilusión, no de consumismo, cada uno que saque su propia conclusión. Y en vuestra reflexión, no dejen de pensar dónde está… la magia de los Reyes Magos.

Opinión-Atenea_Los Reyes y Los Reyes Magos-3.jpg



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: