Con 'La Pluma del Faycan' para El Mostrador

Gregorio Viera: “El reto”

Buenas tardes a todas y todos. Gracias por compartir una tarde más un comentario con otra visión, otros ojos, otra pluma. Hoy: “El reto”

Comienza el 2019 con las campanadas de fin de año del presidente Clavijo, algo más de 500.000 euros por ahora, para el autobombo; la toma de posesión del presidente del Brasil el ultraderechista Bolsonaro y sin dejar atrás el órdago que VOX ha lanzado a sus correligionarios de la derecha en Andalucía, PP y Cs para que se retiren las ayudas a la violencia de género y aunque Cs, ha salido por todos sus flancos para asegurar su compromiso con la igualdad y su lucha decidida contra la violencia de género ya sabemos que dicen una cosa y hacen justamente la contraria, la hemeroteca está ahí.

Se suceden los discursos populistas de norte a sur y ponen en marcha su perversa maquinaria propagandística creando una situación de caos y de realidad paralela, que juegue a su favor, para ofrecer soluciones radicales y que además, amenazan los derechos conquistado hasta la fecha. Sería extenso el glosario de despropósitos que se suceden a lo largo y ancho de la geografía global que demuestra que los exabruptos de sus dirigentes compiten de extremo a extremo, pongo como ejemplo la muerte de menores migrantes en la frontera Mexicana con Estados Unidos y el Trump culpa a quienes no autorizan el muro, su muro de la vergüenza. Populismo rancio.

En este nuevo año he ido anidando en mis fueros, un reto, descabalgar de mis lomos a personas tóxicas que impiden el desarrollo personal, que manipulan e incitan a insidias para colocarse en posiciones de ventaja con respecto a otras, y eso ahora mismo, se va sucediendo de cara a los próximos comicios electorales. No hay peor mentira que una verdad a medias y cuando escuchas algunos programas de radio o televisión, donde sus verdades, se cogen con alfileres me asusta, porque con ese lenguaje populista han logrado despertar el animal que llevan dentro, la injusticia, la desigualdad, la misoginia, la intolerancia, la homofobia, transformándose en abanderados de la peor cara que debe tener un ser humano, con respecto a otro, la indiferencia.

Pero el reto, no solo va encaminado a alejar de uno a quienes día a día reescriben la historia a su libre albedrío e interés, utilizando de forma sesgada los acontecimientos o simplemente, mirando para otro lado, incapaces de tomar decisiones, que alejen la percepción que anida en muchos grupos humanos, de que se es indolente. Se trata también de reconocer lo bueno que tenemos, el camino que hemos recorrido, sus aciertos y errores, para mejorar, pero sobre todo para crecer como persona, reconociéndonos en el espejo, en ese espejo que ocultamos porque es más fácil suponer que constatar, porque es más fácil dejar que adornen nuestros oídos, a decir lo que se hace y no hacer lo que se dice.

Me asustan en este reto los populismos, tanto los conocidos como los guardados bajo la piel, dando rostro de oveja cuando son lobos. Porque se actúa de la misma manera, a unos los conocemos porque braman y gritan, enarbolando símbolos de los cuales se apropian, a otros porque con sus silencios cómplices, sus medias verdades, su miedo a enfrentarse a sus complejos los tenemos al lado. Se nos abre un horizonte plagado de promesas, de propuestas, de compromisos. Hasta mayo, estaremos asistiendo a una especie de opera bufa, a una suerte de puesta en escena donde no solo se va a valorar lo que se propone, sino quien lo propone y como lo propone, ya nadie se escapa al desconocimiento de las apuestas que hay en el tablero, quien o quienes mueven pieza y sobre todo las piezas a batir. Se trata pues de un juego, del ego, se trata de poder.

Los populismos han venido para quedarse, para que salte por los aires lo que denominan la ideología de género, para quebrar los derechos que hemos ido conquistando, para minar nuestra voluntad de seguir luchando por derechos de ciudadanía, los otros populistas, los de andar por casa, los que se han silenciado, los incapaces de dar un golpe en la mesa para evitar tropelías les pediría decencia, si la tuvieran claro…, con la pluma del Faycan.

Con la Pluma del Faycan: ‘El reto’

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s