Con 'La Pluma del Faycan' para El Mostrador

Gregorio Viera: “La perspectiva”

Buenas tardes a todas y todos. Gracias por compartir una tarde más un comentario con otra visión, otros ojos, otra pluma. Hoy: “La perspectiva”

Ahora que el año está a punto de acabar y que después de las fiestas navideñas, entramos directamente en campaña electoral pura y dura, sabiendo además por la evidencia claro, que algunas y algunos han sacado su barita mágica para ir repartiendo las bondades de sus acciones, previa a las navidades, veamos con perspectiva la coyuntura actual y en un ejercicio de sana crítica analicemos que hemos hecho en estos doce meses para mejorar la vida, no solo la nuestra, sino de quienes tenemos alrededor y como no, aquellas cuestiones que tendríamos que haber hecho para mejorarla. Resultará curioso poner en una balanza lo que decimos y en la otra lo que hemos hecho.

Y no, no solo me refiero a la política, que también, porque al fin y al cabo reflejamos en ella lo que a nivel personal hemos ido construyendo y no siempre con el resultado esperado. La vida te va dando lo que tú le vas proponiendo y cuando afecta a quienes tenemos a nuestro alrededor se me antoja que la perspectiva varía en función del lado de la balanza donde estemos. No es sano vislumbrar un horizonte prometedor cuando el trabajo de campo ha sido bastante cuestionable y eso lo vemos en dirigentes que intentan explicarnos las bondades de sus actuaciones y que, cuando lo analizamos con calma comprobamos que hay mucha mecha y poca pólvora.

Pareciera que las propuesta que plantean, sacadas del manual, vienen a mejorar nuestras vidas de la noche a la mañana y que confunden nuestro interés con su interés, que no siempre lo importante para nosotros, a quienes hacemos política, es lo importante para la ciudadanía; no hay más que mirar las quejas de la vecindad y no precisamente las que los partidos escenificamos después de reuniones con asociaciones o colectivos vecinales, sobre todo porque estas reuniones se incrementan en campaña y no como una actividad habitual y continua de quienes nos representa.

El no aplicar perspectiva en ocasiones, en muchas ocasiones diría, se distorsiona la realidad, no servimos a un bien común, pues echamos del camino a quienes no comulguen con nuestro ideario, siempre ocurre y se que es recurrente lo de las ruedas de molino, pero es así, la falta de perspectiva para separar la paja del trigo, hace que muchos dirigentes equivoquen su tiro, herrando en su política cortoplacista, pues al final de cada cuatro años, la ciudadanía nos pone o quita en virtud de su voto.

Hace poco escuchaba en el mismo lugar y en un corto espacio de tiempo, a dos dirigentes políticos hablar de generosidad y de humillación, la pena de todo esto es que quien hablaba de humillación no ha sido generoso y en política, la generosidad debiera ser un valor exigido para evitar la humillación, es una pena que quienes se llenan la boca demandando hechos y la obediencia ciega, no aprendan a pesar de los años, que en el arte de la política, todo es cuestión de perspectiva y si hay algo que he aprendido últimamente, es que la generosidad se tiene, no se aprende y quien no es generoso, aprende rápido a humillar…,con la pluma del Faycan.

Con la Pluma del Faycan: “La perspectiva”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s