Menú principal

‘El Comentario’ ¡Vinieron a echar un sahumerio!

Comentario diario de El Mostrador de Ezequiel López

Las Fiestas en honor a la Concepción, es una de las últimas fiestas más importantes que se despachan en Telde al año, aunque sin duda quedan un “carnavalito”, la cabalgata de Reyes, donde sí participan todos los teldenses y allegados de otros municipios.

La Cabalgata de Reyes la organiza El Ayuntamiento, al frente la Concejalía de Festejos con la colaboración de la mayoría de las Concejalías del Consistorio. Las Fiestas de la Concepción la organiza El Patronato de Fiesta, Cultura y Deportes La Concepción y Caña Dulce, que le han cogido el gustillo de mostrarse “independientes” al Ayuntamiento, bueeeno, a la Concejalía de Fiestas, sobre todo si no es de la misma cuerda política.

La culpa no es del Patronato, ellos son libres de mostrarse como les da la gana, son libres e independientes como colectivo, otra cosa muy distinta es que esto sea chiquitito, como la canción, y uno tenga conocimiento de los apoyos políticos a los que les rinden cuentas y hasta pleitesía.

Lo hablo ahora que ya las fiestas han terminado y no pueda para nada este comentario despistar a nadie para su disfrute y convivencia. Este año la petición que hicieron a la Concejalía de Fiesta fue atendida con creces, quizás no recibiendo la institución una respuesta acorde con la inversión hecha.

A Juan Martel no le gusta los enfrentamientos con los colectivos vecinales, y máxime cuando se les nota el rejillo o el tufillo político, pues considera legitimo que cada cual tenga sus preferencias políticas, aunque desea que no llegue a confundir a los vecinos con una información incompleta o no verdadera.

Pedro Hernández compañero de La Provincia, en su crónica del viernes 7 de diciembre, víspera de la Concepción, hablando del potaje nocturno a servir, y de sus preparativos, que por cierto somos muchos los que nos preguntamos, qué ¿por qué no?, un caldito o unas sopitas, más acorde a la noche para ingerir, que un potaje, pero bueeeno, si hay estómagos, pa´lante.

Pedro Hernández deja caer que mientras preparan el potaje, familiares de concejales y amigos de familias, ¡de ti se habló!, podríamos decir. Resulta que las personas que hacían el potaje no estaban informadas, no tenían conocimiento que este año no solo se le dio todo lo que pidieron, desde la Concejalía de Fiestas: Carreta grande con enganche para coche, pago del plan de seguridad, bancos para la plaza de Jinámar, 10 vallas de 1,5 metro de alto, 20 vallas de las normales, firmado por Anatael Santana Domínguez, además apunten que también se les pagó desde la Concejalía que lleva Juan Martel a Ciscan, que puso el Servicio Sanitario, por valor de 3.186 euros. Esto datos son los que son, sin ninguna socarronería y sin mostrar queja alguna, pero eso sí, dejando claro que debieran hacer el potaje mejor informadas, a no ser que los informantes que luego dejaron caer aquello de, bueeno no, pero si, creando el ambiente propicio para que la duda se extendiera y el personal mirara con ojos raros un año más a Juan Martel, que por cierto, todavía está esperando por la reunión para hablar de las fiestas.

Las Fiestas Institucionales, nos gusten más o menos, tienen nombre propio, San Gregorio y San Juan, el resto de las fiestas se hacen a razón de la participación de los vecinos y los colectivos implicados, algunas fiestas de barrio han destacado cuando algún que otro grupo político ha estado en los gobiernos y otras han subsistido, siempre, por el empeño desinteresado de los vecinos y colectivos del lugar, siempre, con la colaboración de la Concejalía de Fiesta, esté quien esté gobernándola, eso sí, en ocasiones, insistiendo mucho por parte de la comisión de fiesta de turno.

Las Fiestas de la Concepción tienen un importante arraigo en nuestra isla, al margen de los actos de fiestas que se organizan. La atracción por la devoción a la Virgen tiene su público garantizado, unas fiestas las de la Concepción, que le he oído al Cronista Oficial de la Ciudad de Telde, Antonio María González Padrón, de ser ésta una de las fiestas más antigua de la isla. Las Fiestas de hoy ya no son como las que vivimos muchos que peinamos canas o no peinamos nada, era un punto caliente cuando llegaban estas fechas, fueron de un alto reconocimiento en cuanto a participación vecinal teldense, concentrando una importante parte de la misma en sus conflictivas verbenas, era raro que no se terminara en grandes reyerta, eran otros tiempos y existían otras condiciones permisivas que tuvieron que corregirse para enseñar y educar como divertirse sin necesidad de parar en la casa de socorro.

Hoy en día las fiestas han vuelto a encontrarse con la masiva participación en sus diferentes encuentros festivos y religiosos, donde la convivencia es digna de aplaudir, sin duda. Creo que en honor a la verdad un año más ha ganado La Concepción y su gente, la que hace posible que sus calles y sus actos se vean concurridos. El Ayuntamiento, al menos desde la Concejalía de Fiestas, de la que se habló mientras se hacia el potaje para comer de noche, ha estado a la altura y posiblemente hasta un poco más, y es que Juan Martel ha mostrado siempre ser respetuoso con las fiestas y con los colectivos, además de ese trato cuidadoso con los devotos de los santos patrones y de las Vírgenes, consiguiendo así un acertado equilibrio entre el ocio y lo religioso.

Lo dicho, que las fiestas y su gente organizadora hagan política en sus cumples y en sus fiestas particulares. En las que aportamos dineros de los vecinos, cuidémosla y alejémosla de la contaminación política.

Audio_El Comentario Lunes 101218

**Sección de comentarios



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: