El Mostrador de Ezequiel López

‘El Comentario’ ¡Arriba D`Ellos!

Comentario diario de El Mostrador de Ezequiel López

Ayer Telde fue la Gran Ciudad de Canarias, en ella estaban las máximas autoridades del Gobierno autonómico y la máxima representante del Gobierno de Pedro Sánchez, estábamos copados.

Telde ayer cumplía 667 años y rindió honores a seis personas que presentaban, en este aniversario, como modelos para la ciudadanía. Fue uno de ellos el encargado de dar lectura al discurso de los homenajeados, le tocó al “bueno” de Ferino V, fue un discurso que no puedo dejar pasar por alto y haciendo honor a ese día tan especial para la ciudad y para ellos en particular les destaco fragmentos del discurso.

Decía Ferino V, que era alentador que a uno le recuerden que su trabajo, que sus horas de esfuerzo y sufrimiento, no han sido en vano. Desde luego, el objetivo no es ese, pero no deja de suponer un enorme combustible para continuar hacia adelante que, personas que no están relacionadas con la actividad que desarrollas, se acerquen para expresarte emociones positivas.

Arrancaba Ferino V en su discurso con seguridad y temple, seguro de poder ganar con el apoyo de todo el público, éste combate, continuaba diciendo, conscientes de las miradas que en muchas ocasiones suscitamos y de la responsabilidad que esto conlleva, no está en nuestro ánimo ser ejemplo de nada. Como mucho, hacer las cosas con bondad y honradez, superándonos cada día para sentirnos en paz con nosotros mismos, y desde ahí contribuir al bienestar común del entorno del que formamos parte. Pero, no deja de resultar algo abrumador que sean tus iguales, los que te cruzas cada día al salir de casa o en tu tiempo de ocio, los que, de alguna manera te reconozcan que tu sudor ha aportado algo a la colectividad.

Ferino no tenía dudas con quienes estaba en la celebración, así lo hizo saber cuándo apuntó que quería decir alto y claro que, para él representaba un alto honor compartir este momento con personas de la talla de Davinia, de Juanma, de Jesús, de Salvador y de Adela. Sus trayectorias nos inspiran principios morales que alimentan nuestra alma y nos hacen seguir creyendo en la bondad humana, en el lado bueno de las cosas, en la parte más noble del ser humano.

Conocemos a Ferino V y sabemos de su calidad humana desde siempre, aunque no desaprovechó la ocasión para dejarlo ver aprovechando para reivindicar los buenos sentimientos, y con ellos las buenas acciones, en todas las esferas de nuestra vida. Decía, desde los dirigentes políticos de más alto nivel mundial, con millones de vidas de inocentes pendiendo de sus decisiones, hasta las relaciones dentro de la propia familia y en los círculos de más intimidad.

Continuaba Ferino diciéndonos que quien no elige no puede ser feliz, y por eso debemos decidir a cada paso si queremos amplificar el conflicto y el rencor o si queremos expandir el amor y el respeto a los demás. Es nuestra elección. Nos pedía Ferino V que fuéramos plenamente conscientes de esto y que eligiéramos hacer el bien. Porque en cualquier momento, cuando entramos en contacto con cualquier persona, aunque no la conozcamos, debemos recordar que hay una fuerza superior a lo individual, un espíritu colectivo que nos une como especie.

Hubo momentos en su discurso donde mostraba sus guantes en posición de saludo con las palabras, decía que él pertenece a una disciplina noble, como es el boxeo. Y que muchas veces había sido con razón y sin ella, este deporte, el boxeo, denostado, pero subrayaba el enorme respeto y la enorme humildad que muestran siempre dos púgiles que acaban de medir fuerzas, descargando en el cuerpo del otro, muchísimas horas de entrenamiento. Ni se recordaba tampoco la camaradería que sin duda se vive en los clubes de boxeo, en los gimnasios, espacios compartidos de esfuerzo, de superación, de casi familia y también muchas veces de refugio.

El mundo de las dieciséis cuerdas es un buen ejemplo de esa elección de la que les hablo, porque en cualquier orden de la vida uno puede comportarse como elija, o de mala manera, siendo fuerte con los débiles y débil con los fuertes, o teniendo presente la modestia de quien no se cree ni peor ni mejor que nadie, sino uno más de los que pasamos por esta vida a veces tan compleja y difícil pero mayormente tan maravillosa.

Creo que para muchos fue el culmen del discurso de Ferino V, aunque todavía le quedaba algunos piropos para la ciudad que celebraba su 667 aniversario, ser de Telde, terminaba Ferino, lleva detrás un sello de historia, un sello de ciudad y de pueblo, un sello de identidad, de orgullo de ser canario y grancanario, y de gritar ese orgullo pasees por donde pasees.

Cerró con una frase del mítico boxeador Mohamed Alí: “Si mi mente puede concebirlo y mi corazón puede creerlo, entonces puedo lograrlo”; y nos dejó con esta máxima, que cada una de las decisiones y de los actos nos pueden hacer elegir una sociedad mejor, un mundo mejor, invitándonos que desde el amor y respeto, merece la pena.

Ferino V hizo honor una vez más de trabajar siempre en equipo y esta vez sin duda, gracias a Davinia López Hernández, Juan Manuel Suárez Montesdeoca, Jesús Santana Marrero, Salvador García Carrillo, y la hija de Adela Báez, consiguió dar con su palabras tan fuerte golpe, que a buen seguro conseguía dejar al respetable, felizmente noqueado de pura satisfacción.

Audio_El Comentario Jueves 081118

**Sección de comentarios

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s