Menú principal

Opinión-Martín Ru: Hipotecas: El lío en el Tribunal Supremo nos da la razón pues hemos pedido cambio urgente en Justicia

Una justicia que debe imperar es que ningún magistrado pueda ser político. Ni siquiera acogiéndose a la excedencia

Siempre he proclamado la independencia del Poder Judicial. El monumental lío del Supremo, las intervenciones de Garzón en el Supremo, y las facilidades de los jueces de liarse con la política. Garzón fue el primero en ir de segundo con Felipe González. Nos está dando la razón en que la Justicia necesita DE UN CAMBIO URGENTE. Creo que con la ley en la mano no hay dudas.

El art. 117 de la Constitución y también el art. 1 de la Ley Orgánica del Poder Judicial proclaman la independencia de jueces y magistrados. Y es forzoso reconocer que el más arbitrario de los nombramientos judiciales, una vez producido, coloca al beneficiado en una posición inaccesible ley en mano para el poder político Pedro Sánchez lleva en su Gobierno tres magistrados y dos licenciadas en Derecho. La señora de la Política Territorial es licenciada en Derecho (Meritxell Batet), la señora Celaá es licenciada en Derecho, Dolores Delgado fiscal del Supremo, Grande-Marlaska miembro fuerte del CGPJ y Margarita Robles, magistrada del Supremo (cuando era secretaria de Estado, pactó con ETA)

Se presume de que los jueces –todos son independientes-, aunque en mi opinión el problema es otro. La independencia de los jueces tiene como finalidad última el hecho de que el juez afronte la resolución de los asuntos desde una posición de imparcialidad. No me vale otra opción que esta. Aclarada mi opinión, que siempre ha ido por este terreno, no me está extrañando los líos que existen en la Justicia, y ésta del TS es una más, ahora que, esta última es la gota que rebosa el vaso. ¡Millones a punta pala!

EL BOTÓN: Los comunicados del Tribunal Supremo después de la sentencia sobre las hipotecas, planteó serias dudas 

Dudas sobre si el Pleno podría servir de coartada para un nuevo viraje o una restricción de su pronunciamiento en el primer comunicado. En el segundo comunicado, en cambio, arropó ayer a la sección responsable de la sentencia y apuntó que se dictaron otras dos sobre el mismo caso. Es decir, que previsiblemente dicen lo mismo, y fija el Pleno para el 5 de noviembre ¡Ojo a esta fecha!

Sobre Hipotecas, me gusta aclarar: ¿Cuál era la doctrina del Supremo?

1.- En 1995, se aprobó el Reglamento que estableció que el tributo de la hipoteca recae sobre el cliente. Hasta entonces, pagaba el banco, que lo repercutía en sus clientes.

2.- En 2015 llega la primera sentencia del TS que establece que el impuesto corre a cargo del banco. Pero lo dijo la Sala Primera, de lo Civil, que ignoró el Reglamento y se remitió a la ley.

3.- El viraje fue que el -21 de diciembre 2017, Ramón Casero, abogado de la Empresa Municipal de Vivienda de Rivas, planteó recurso de casación al TS esgrimiendo la contradicción entre la sentencia de la Sala Civil de 2015 y las anteriores de la Sala de lo Contencioso. Civil, que ignoró el Reglamento y se remitió a la ley. El TS primero dijo que no podía admitir un recurso que comparaba sentencias de Salas diferentes, pero al final lo admitió. En este ínterin, la Sala Civil acababa de dictar sus sentencias de marzo de 2018, que cargan el impuesto al cliente. Parece todo aclarado, pues no, Y AQUÍ VIENE LO BUENO: El presidente del TS, Carlos Lesmes, subraya que la sentencia es firme, que no la puede revisar el Supremo y que tiene efectos sobre el recurrente y respecto a la anulación del artículo del Reglamento. Pero ¿quién es este Lesmes? Pues según libertad digital, el chico de Gallardón el tapado metido a político. Y no digamos De Prada, el amigo de la ETA. Y sobre todo el Garzón que se cargó al pobre Gómez de Liaño, en el asunto Sogecable, matando dos pájaros de un tiro, ayudando a sus fieles Socialistas, y acabando con Liaño. Les recuerdo que Garzón fue el dos de Felipe González. Garzón, tuvo mucha influencia en el Supremo, no olvidemos que estuvo en esa Institución mucho tiempo y, con méritos o sin él, salir de ella prevaricando, este es el de la doctrina Botín, si hombre, el que le dijo a Botín o “paga o me descuelgo”. Si Botín viviera cuanto nos diría de estos jueces.

Estamos hablando del Supremo ¿Quién pone coto a esto? Nadie. Así nos va, y el lío está montado y para colmo lo tenemos que ver el 5 de noviembre ¡Casi, nada vecinooo! Y saben ustedes quien optaba al CGPJ, otra política, la juez Victoria Rosell. Vaya, toque lo que toque, por desgracia nos sigue dando la razón.

Decía Expansión el 27 de enero 2018:

“La imparcialidad del juez es la garantía última de que los ciudadanos somos iguales ante la ley, y también del estado de derecho y la independencia es a su vez el instrumento elegido para que los jueces sean imparciales. La jurisprudencia del Tribunal Constitucional ha diferenciado entre la imparcialidad subjetiva, que garantiza que el juez no ha mantenido relaciones indebidas con las partes, y la imparcialidad objetiva, es decir, la referida al objeto del proceso, por la que se asegura que el Juez o Tribunal se acerca al objeto del mismo sin prevenciones en su ánimo (STC 47/1982, de 12 de julio) o sin haber tomado postura en relación a él (STS 47/2011, de 12 de abril).”

*Artículos-Martín Ru



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: