El Mostrador de Ezequiel López

‘El Comentario’ ¡A lengua ligera… tijera!

Comentario diario de El Mostrador de Ezequiel López

En esta legislatura, si no se echan a correr desde ahora hasta mayo del 2019, con un promedio interesante de dos o tres ruedas de prensa al mes, creo que no llegarán a cubrir los mínimos que ofreció la legislatura anterior en el uso de la sala de prensa del Ayuntamiento de Telde.

Da la impresión que han suplido esa sala por la de la Juntas de Gobierno, y allí llevar a cabo las declaraciones pertinentes, que se creen oportunas para que tengan su difusión, una difusión que se ha limitado y se limita entre aquellos medios que pueden tener a su personal presente en el lugar de los hechos, son pocas las notas de prensa que a posteriori se suelen dar.

Este ha sido el modus operandis de este mini gobierno que preside Carmen Hernández. Y otro de los lugares que le ha valido para su difusión publicitaria de su gestión, algunas veces pagando y otras gratis, son las radios y algunos periódicos digitales, con mayor o menor alcance.

La rueda de prensa es la fórmula más acertada para mantener esa conexión verdadera entre la gestión y la ciudadanía, sin intermediarios interesados aunque, los que vallan a las ruedas de prensa, no sean aquellos medios que publican todo lo que quiere el gobierno de turno.

Esta legislatura se nos va con un trabajo económico, parece ser, encomiable, donde los bancos, los afectados por las expropiaciones salvajes y algunas sin motivos justificables, y pagos a una parte importante de las facturas a proveedores. Creo que son muy pocos los que ignoren ese trabajo que ha llevado por bandera la propia alcaldesa, su gestión económica al frente del Consistorio.

Ayer tuve ocasión de escucharla y hubo un ramalazo que me disgustó, noté en él algo de altanería, de prepotencia y de ganas de ridiculizar políticamente a sus inmediatos opositores políticos, y excompañeros de gobierno en sus comienzos en esta legislatura.

Carmen Hernández destacaba, en una exposición de la participación de los bomberos en Telde, dejó caer que cuando esas lluvias que aparecieron y metió en un lio a la ciudad y a sus ciudadanos, estos dos socios, PSOE, Alejandro Ramos y Más Por Telde, Juan Francisco Artiles, uno apareció a unas cuantas horas ya pasado el peligro y el otro estaba, mientras, de cena con un famoso o algo así. Se le notó el “rejillo” de querer fastidiarles por sus comportamientos que ella por su cuenta y riesgo juzga, reconocía que estuvo acompañada por alguien conocedor de las dificultades que se estaban viviendo, no oí el nombre de Juan Martel, igual tampoco estaba entre sus elegidos, tampoco escuché los nombres de sus concejales y concejalas que estuvieron con ella, ¡si hubo algunos, que me imagino que sí! Fue un golpe bajo que ella, la alcaldesa tenía ganas de dar, tenía ganas de decirlo, y tan tranquila que se quedó, no estaba con ella y no sé si puso cara de risa maliciosa, pero me la imaginaba que sí lo hacía.

Carmen Hernández tiene una muy buena mochila para recorrer estos ocho meses de pre-electorales, tiene un trabajo que puede presumir de haber conseguido lo que la ley le ha marcado y un poco más, un poco más que, de nada le hubiese valido dejarlo sin movilizar en favor de aminorar deudas al Consistorio. Se puede estar de acuerdo con la alcaldesa o no, pero dejar de reconocer que ha sido un tiempo bien aprovechado en el terreno de las perras, es no querer ver la realidad. La Ciudad de Telde ha vivido gracias a la extraordinaria ayuda económica del Cabildo, del Gobierno Autónomo y del Estado, porque por nuestra cuenta poco o nada se puede hacer.

Ayer oíamos a un sufrido y desesperado empresario que no dudó en gritarle a los cuatro vientos que estaba hasta los mismísimos de la Administración teldense y de sus políticos, descargando una mayor sobre la alcaldesa, hablaba un empresario muy fastidiado, hablaba un hombre que parecía haber perdido, si no todo, casi todo y le importaba un pepino decir lo que decía, siempre que le fueran a seguir dilatando el pago que según él, cree merecedor de cobrar.

Posiblemente en momentos como el de ayer, nosotros los que nos dedicamos a esto, no debiéramos facilitarles, por su bien, la posibilidad que se expresen públicamente, era el momento de escucharlo fuera de antena, pues flaco favor le hacemos. Después de escuchar algunos insultos fuera de lugar a la persona de la alcaldesa, solo nos resta mostrar nuestro rechazo y solidaridad a la representante de la Ciudad. Carmen Hernández como alcaldesa, tiene una actuación donde tendrá que defender con todas las de la ley, los intereses públicos, eso sí, sin menoscabar los que les pertenezca, por justicia, al demandante.

Carmen Hernández, habrá oído esos insultos venidos de una persona desesperada, pero no tengo duda, que aunque le muestren esos llamados apoyos políticos para no permitir este o aquel insulto, ella, la alcaldesa, considero, que tendrá la suficiente altura política para apartar la paja del trigo y actuar como mandan los cánones, siempre en busca del interés general.

Siempre se dice, con cierta facilidad, cuando algún representante público es señalado por algún motivo o alguna razón, justificada o no, que eso va incluido en el sueldo, pues eso, que en este caso, y sin que valga de precedente, que lo dicho por este despechado empresario quede ahí y de camino que alguien le enseñe, al empresario, aquello de que hablar públicamente cuando se tiene el gorro lleno, o la cabecita caliente, es muy aconsejable, antes, contar hasta 100.

Audio-El Comentario Miércoles 171018

**Sección de comentarios

Anuncios

Categorías:El Mostrador de Ezequiel López

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s