‘El Comentario’ “Ojalá que no llueva café”

Comentario diario de El Mostrador de Ezequiel López

Ayer después del comentario, algunas personas involucradas con colectivos de la Isla que se prestan a apoyar causas y a afectados por algunas injusticias, casi me pedían nombres de aquellos que no cumplen con los principios básicos que, todo colectivo debe de poseer cuando se trata de recaudar dinero para alguien o alguna causa, máxima transparencia e información a todos los bandos implicados, afectados, colectivos y ciudadanía. Preferí, darles los argumentos que me hizo hablar del tema, pues en verdad no los conozco en profundidad.

A veces es verdad que no necesitamos ver más allá de las fotos que nos enseñan para saber si el fotógrafo es de la familia o pasaba por allí. A día de ayer, todavía, la persona que tiene que autorizar que se le compre la cama articulada con carro elevador, que cuesta 1.228 euros, para el joven Luis Fernando, de 20 años, que padece tetraparesia por parálisis cerebral cuadripléjica, que le provoca epilepsia y discapacidad física y cognitiva, daba largas a los interesados por comprarle de paquete, a estrenar esa cama que necesitan para ofrecerle mejor calidad de vida al joven.

En lo que ayer venía a decir, es que estas cuestiones, si hubiesen estado en manos de personas con verdadera implicación en el tema, pues son ellos los que han estado dando la cara para realizar actividades y recaudar dinero que iba a una cuenta bancaria, ya hubiesen puesto fin a esta necesidad, desde que contacte con ellos, antes que con los afectados directamente, al menos eso lo pienso yo. En esto de pedir ayuda a través de los medios, los que nos hemos prestado en más de una ocasión, y no para recaudar cantidades pequeñas como la que nos ocupa, hablamos de algunos millones de las antiguas pesetas.

El dinero, termina siendo muy goloso, muy tentativo, la generosidad de la gente a veces no es correspondida con la responsabilidad de los organizadores o afectados, muchas veces, parece que una vez que se logra el objetivo, y que es el momento de pasar página, es cuando les entra el síndrome de “si la gente nos ingresa dinero de manera generosa y sin pedir como van las cuentas, podemos seguir ajuntando perrillas y arreglar el mundo”, craso error, todo se irá al garete. Por ahora tenemos a la persona que quiere comprarle la cama a Luis Fernando, que supuestamente lo está pasando mal donde duerme, pero que sus más allegados responsables, invitan a los generosos donantes a que esperen hasta la próxima semana, ¿ustedes eso se lo explican? ¡Yo tampoco!

Y en cuanto al tema de la señora del Canarias 7, que hacia pública la petición de querer vivir en un cuarto, sin agua y sin luz con su perro, no es de recibo que nadie se atreva a ofrecerle lo que pide, posiblemente, si Juana, así se hacía llamar, se acercara a los técnicos de los servicios sociales, y se dejara aconsejar por los profesionales, como yo decía ayer, el perro será bien cuidado y ella puede obtener un techo y una cama donde dormir y poder encauzar su vida, eso sí, con las condiciones de convivencia y participación que mínimamente exigen en cualquier hogar donde se habite.

No quería confundir a nadie ni quejarme de como deciden vivir los demás, siempre y cuando no moleste y perjudique a terceros. De todo hay en la viña del señor, sin duda, pero lo que es del César para el César, y los trabajadores sociales que prestan sus servicios en las instituciones públicas, máxime en las locales, la mayoría han adquirido un alto nivel de implicación con la ciudadanía, las cosas hay que colocarlas en su justa medida. Al igual que las diferentes ONG que están haciendo un importante papel en favor de la sociedad, supliendo en muchas ocasiones los deberes que les corresponde a las instituciones públicas.

La Crisis llegó y por mucho que se empeñen algunos, sobre todo, los políticos, que gobiernan y ganan unos buenos sueldos, ha hecho estrago entre la población normal, entre aquellos que hacían de tripas corazones y alargaban sus honorarios lo más que podían para llegar a final de mes.

La crisis se ha cargado la llamada clase media, o al menos la ha torpedeado hasta casi hacerla ahogar. Las nóminas mileuristas son las que pululan y las que están en esa línea de hacer volver la nueva clase media, pero esta vez a la baja. No podemos olvidarnos de la santa del lugar, de la más odiada y la más querida, la economía sumergida, aunque nos duela, ha sido y es la gran aliada del pueblo llano y sencillo, del que, de los mil euros saben, solo de oídas, en los tiempos que vivimos, sin que esto se entienda que hacemos apología a que no cumplamos nuestros deberes como ciudadanos a la otra santa, Hacienda.

Lo que pasa es que los que pregonan que cumplamos, se han encargado muy bien, sin disimularlo, que lo hagamos nosotros, que ellos no tienen tiempo para cumplir con la ley, que sí, nos obligan a nosotros cumplir.

Tiene que llegar esos buenos tiempos para los que lo pasan mal, seguro que será así, pero tengamos en cuenta mientras, que más vale pájaro en mano que cientos volando.

Audio El Comentario Jueves 270918

**Sección de comentarios

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s