Menú principal

El Comentario’ «Abre el ojo y desparrama la vista»

Comentario diario de El Mostrador de Ezequiel López

Al final sin duda, todo se arreglará y llegarán las ayudas pertinentes a los convenios pactados

Lo que me enerva es la bobería política con la que se ponen a traficar algunos políticos y administraciones a sabiendas del daño que nos ocasiona esos caprichos partidistas que no consiguen nada a favor de la imagen, más que deteriorada, de esa casta que solo se preocupan de su bienestar y el del interés general, que espere.

Ayer mientras por aquí nos calentábamos por esos recados que llegaban vía prensa, sobre las dificultades para la firma del Convenio de Carreteras entre Madrid y Canarias, Ángel Víctor Torres se batía el cobre en la capital del reino, haciéndoles saber a sus compañeros de partido, que estas maniobras, por aquí, entre su gente, no se iba a entender, no iban a ganar amigos, sino todo lo contrario.

Ángel Víctor será el candidato a la presidencia del Gobierno de Canarias, y no nos parece lógico, aunque no sea de su mismo color político, avalar comportamientos que nos acarrean verdaderos perjuicios para la economía, el empleo y el progreso de nuestra gente, por permitir que unos gobernantes, desde Madrid no nos tengan la consideración y el respeto que nos merecemos aunque no seamos vascos ni catalanes.

Sé que no gusta lo que digo, mi intención no va más allá que mostrar a mis oyentes, a los seguidores de El Mostrador, que por aquí no queremos despachar “borreguismo”, ni tampoco descubrir a estas alturas América, pero no tragamos con aquello que solo consigue perjudicarnos por el simple hecho de querer hacernos reconocer que los tiempos en políticas lo marcan aquellos que más poder tienen. Será así, no lo voy a poner en duda, pero si me rebelo, porque es una verdadera pérdida de tiempo y de dinero, dinero de todos.

Sé que estas manifestaciones para los que salen mal parados, es de fácil utilización señalar al mensajero como contrario político, por ejemplo, colocarlo en Coalición Canaria, no debe ser así, pero que sin duda es para pensárselo y considerar que a lo mejor teniendo un comportamiento más radical, convencidos además, hacia nuestras cosas y nuestras necesidades, pareciéndonos al País Vasco y a los Catalanes, igual le metemos el miedo en el cuerpo y nos atienden de justicia.

Estamos viendo que últimamente nuestros gobernantes solo entienden el camino de la presión y escándalos callejeros. Por aquí tenemos que espabilarnos, quizás tengamos que reconducir nuestros comportamientos políticos, no soy yo, dios me libre, la palabrita del niño Jesús, pero por lo que veo y he vivido, el panorama nos está invitando a ser egoístas y pensar en las próximas generaciones.

En nuestra tierra, con cerca de tres mil kilómetros de donde se cuece el bacalao económico y de poder, y que después de más de 500 años, todavía algunos nos consideren indígenas con tapa rabos, igualito al negro del cola-cao, peyorativamente y además sin tener puñetero conocimiento de nuestras costumbres ni idiosincrasia, actuando todavía como auténticos dueños y señores de las Colonias conquistadas. Sí, sí, sé que puede sonar a exagerado, máxime con todos los avances tecnológicos con los que se cuenta hoy en día, pero la triste y cruda realidad es que seguimos estando a la orden y mando de lo que deciden en Madrid para nuestra subsistencia, y eso es impepinable.

Apología al nacionalismo o al independentismo, como ustedes quieran, todo es válido y a estudiar, si Pablo Iglesias llegó, nos prometió un sueldo sin trabajar, que no ganarían ellos, más de dos sueldos mínimo interprofesional y ha terminado comprándose un Chalet de seiscientos mil euros, esta propuesta de ponernos enfrente de Madrid, políticamente es pecata minuta, para todo lo que desde allá nos prometen y nos la meten.

Sinceramente, Loa o no, es un llamamiento a la reflexión, después de estar viendo como intentan vacilarnos unos políticos que tienen aquí un puño de amigos y seguidores, que les permiten que nos tomen el pelo y hasta que nos perjudiquen por el simple hecho de así poder someter a la otra parte que no comparten simpatía ninguna en lo personal ni en los proyectos políticos, y siempre saliendo mal parados el pueblo llano y sencillo, aquellos que apenas pueden llegar a final de mes, mientras una pandilla lo pasa bien fastidiándonos la vida. Un día malo lo tiene cualquiera, sin duda, pero ya es hora que nos dejemos de ser tan complacientes con aquellos que no nos respetan y que parece que no tienen intenciones.

Canarias es la puerta del sur de Europa, nosotros debiéramos de tener una consideración de mayor grado, de mayor nivel, y ellos, los más que mandan y los más que ganan, bien que lo saben, y no seré yo solo quien les grite por ahora que “obras son amores y no buenas intenciones”, además que conocemos aquello de “una cosa es pregonar y otra muy distinta, es dar trigo” y podemos terminar con “a buen entendedor con pocas palabras le basta “.

Audio El Comentario Jueves 200918

**Sección de comentarios

 



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: