Menú principal

‘El Comentario’ ¿Estatuto donde ganamos todos?

Comentario diario de El Mostrador de Ezequiel López

No puedo mirar a otro lado cuando ocurren cuestiones en el Estado que nos repercute directamente y que parece que, no interesa demasiado que los ciudadanos asumamos con la responsabilidad que se debiera, por la implicación tan directa que tiene para nuestra subsistencia y de las futuras generaciones.

Hablo de la tan cacareada reforma del Estatuto de Autonomía de Canarias, que parece llegar a su fin en esta nueva reforma.

Me quiero hacer eco de ello utilizando el Editorial que ayer dedicó al tema el periódico La Provincia Diario Las Palmas, y posiblemente podamos interesarnos, algo sobre este reformado estatuto canario.

Dice el Editorial que la esperada reforma del Estatuto de Autonomía de Canarias entra en su recta final tras la aprobación el pasado jueves por el Pleno del Congreso de los Diputados del dictamen elaborado previamente por la Comisión Constitucional tras los esforzados acuerdos alcanzados por las diferentes formaciones políticas en ponencia durante largos meses de negociaciones, no exenta de tensiones y de amagos de ruptura.

El texto que ya está camino del Senado, debe convertirse en realidad y alcanzar las páginas del Boletín Oficial de Estado antes de finales de año, si no quiere correr el riesgo de que la efervescente e inestable situación política española provoque un adelanto electoral antes de esas fechas y una disolución de las cámaras, lo que haría decaer la proposición de ley remitida en su día por el Parlamento de Canarias que contiene la reforma estatutaria.

Sería un escenario que Canarias y su ciudadanía no pueden permitirse. Sería la segunda vez que en once años se perdiera una oportunidad de actualizar la llamada carta magna autonómica tras el frustrado intento de 2007. Son muchos años erre que te erre con la reforma esta y la otra y la casa sin barrer, ahora parece ser que se logra encaminar una aparente reforma, decente.

El Editorial de la Provincia continua diciéndonos que el texto que se aprobó el jueves en el Congreso contiene novedades importantes en todos los apartados y responde a una voluntad mayoritaria de las fuerzas políticas de encajar el mínimo común denominador entre todas ellas sobre la base del respeto a la Constitución, como demuestra el hecho de que dos formaciones que no la apoyaron en su origen, el PP y NC, se hayan sumado al que inicialmente dio origen al proyecto entre CC y el PSOE. Sólo Podemos y Cs, sin presencia en el Parlamento regional entonces, mantienen sus reservas al nuevo texto, más profundas en el primer caso porque, de facto, la formación morada repudia todo lo que tenga que ver con lo que llama “régimen del 78”, mientras que el partido naranja se limita a buscarse un hueco en las islas.

Continúa el Editorial de La Provincia de ayer diciéndonos que, el nuevo Estatuto, de cuya profunda reforma da idea el hecho de que pase de 65 a 201 artículos (más cuatro disposiciones adicionales y dos transitorias), define por fin a Canarias como “Archipiélago atlántico” e incorpora el mar como parte de su ámbito espacial dando cuerpo al reconocimiento de unas “aguas canarias” sobre las que la comunidad autónoma podría actuar.

Contiene el texto como elemento conceptualmente relevante el hecho de que ya mencione a La Graciosa como Isla más del Archipiélago, aunque sin administración propia. Se abre la puerta a la creación de un himno propio, y a la “defensa, promoción y prestigio de la modalidad lingüística del español atlántico”, y se amplía considerablemente el catálogo de derechos que deben ser protegidos por los poderes públicos, como al derecho a la igualdad de trato y a la no discriminación por razón de orientación o identidad sexual, o la igualdad efectiva entre mujeres y hombres, al tiempo que se combatirá la violencia machista y se protegerá a sus víctimas, además de tener en cuenta la perspectiva de género en todas sus políticas.

También nos dice que, sin duda el nuevo Estatuto da un salto cualitativo en el aspecto político-institucional con el otorgamiento al presidente de capacidad para disolver el Parlamento y convocar elecciones, y acerca la vida política al sentir ciudadano al eliminar los aforamientos de los diputados regionales, y al crear un Comisionado de Transparencia y Acceso a la información Pública.

En el ámbito competencial se abren múltiples posibilidades de asumir nuevas atribuciones mediante convenios con el Estado, con especial incidencia en la gestión de costas y en la acción exterior. Se impulsan también los mecanismos para las políticas de sostenibilidad medioambiental.

Terminamos destacando del Editorial de ayer de La Provincia, lo que probablemente, esté en el mayor interés en los partidos políticos, el controvertido sistema electoral canario, que es el otro punto clave que reforma el nuevo Estatuto, aunque aun de manera incompleta. Además de rebajar los topes electorales para acceder al parlamento, del 30 al 15 % en cada una de las islas, y del 6 al 4 % en el ámbito de la Comunidad, incrementa en 10 el número de diputados a elegir para permitir con ella una mejor proporcionalidad en la representación ciudadana, decir que nueve de esos “escaños extras” se asignarán a través de una lista regional y el décimo se otorga directamente a Fuerteventura por estar claramente infrarrepresentada en el sistema actual. Creo que El Gobierno y los partidos políticos tienen una tarea importante por delante, considero que sería primordial que se aproveche esta reforma para acercar de verdad el Estatuto de Autonomía a todos los canarios y que sepan lo que nos traemos entre islas a partir de su aprobación.

Audio El Comentario Lunes 170918

**Sección de comentarios

 



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: